EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Sociedad

Una campaña para acabar con los comentarios machistas pide la reacción de los hombres

  • La iniciativa del Ayuntamiento de Barcelona pretende implicar a los hombres para poner freno a estas actitudes

Campaña Feminista Ayuntamiento Barcelona

"¿Cómo va a querer que la acompañes? ¡La has asustado, joder!", esa es una de las reacciones de un hombre frente a los comentarios acosadores de su amigo hacia una mujer en la campaña que el Ayuntamiento de Barcelona ha puesto en marcha para frenar los comentarios machistas.

De cara al 25 de noviembre, es el Día contra la violencia a la mujer y el consistorio de la ciudad condal ha lanzado a través de sus redes sociales el vídeo y diversos mensajes que abundan en esta misma idea.

Con el lema 'El presente es feminista', la campaña quiere interpelar a los hombres y propone elementos que facilitan la reflexión sobre el rol activo que tienen y sobre la necesidad de construir nuevas masculinidades y de atreverse a romper las complicidades entre los hombres, que a menudo perpetúan una estructura de violencia.

Por eso, la campaña invita a los hombres a romper el silencio y a decir lo que piensan ante la violencia machista y, sobre todo, a hacerlo e implicarse ya, en el presente, ahora.

Andalucía lanzó hace algunos meses una campaña similar: No Seas Animal era el lema de la campaña del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) y el Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ) contra el acoso sexual callejero, que buscaba acabar con la normalización del papel de las mujeres como objetos, que va desde el piropo hasta la realización de fotos o los roces en transportes públicos.

Campaña #noseasanimal de la Junta

La iniciativa se acompañaba de imágenes con perfiles de los diferentes tipos de fauna callejera: el gallito que dice piropos a unos metros de distancia; el cerdo que grita barbaridades; el buitre que está al acecho; el pulpo que se pega cada vez que puede; el gorrión que reclama la atención silbando; o el búho que no quita ojo de encima.

Todo ello acompañado con mensajes como: "Estos comportamientos no son propios de personas"; "Ayúdanos a que la fauna callejera se extinga" y "El acoso callejero es una forma de violencia machista".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios