Sociedad

El cambio climático terminará con 50 años de lucha contra el hambre

  • Intermón Oxfam solicita a los líderes del G8 que reduzcan sus emisiones en un 40% e inviertan en políticas que favorezcan la adaptación de los países en desarrollo.

Comentarios 3

La ONG Intermón Oxfam alerta de que el cambio climático puede dar marcha atrás a 50 años de lucha contra la pobreza y asegura que el hambre provocada por este fenómeno podría convertirse en la tragedia humana de este siglo. Así se recoge en su informe Evidencia que duele: el cambio climático, la gente y la pobreza, hecho público este lunes coincidiendo con la cumbre del G8 en Italia, en cuya agenda el cambio climático y la seguridad alimentaria ocupan un lugar destacado.

El estudio revela cómo la pesada carga del cambio climático la están soportando principalmente los países pobres. Los cambios en las estaciones están destrozando las cosechas y provocando la expansión del hambre, pero éste es sólo uno de los múltiples peajes que el cambio climático está haciendo pagar a los países más pobres. Así, agricultores de Bangladesh, Uganda y Nicaragua ya no pueden confiar en la experiencia agrícola acumulada durante generaciones, sino que se enfrentan año tras año a cosechas perdidas.

Enfermedades como la malaria y el dengue están apareciendo en nuevas áreas y, según los cálculos recogidos en el informe, los suministros de agua se están viendo seriamente amenazados, de tal forma que ciudades como Katmandú y La Paz, que dependen de los glaciares del Himalaya y de los Andes, respectivamente, pueden verse sin el agua necesaria. El calentamiento global ha obligado a unos 26 millones de personas a desplazarse y desastres como grandes incendios y tormentas tropicales están siendo más frecuentes. "El cambio climático es la cuestión central de la pobreza en nuestra época", según la directora general de Intermón Oxfam, Ariane Arpa.

Una encuesta entre científicos especializados en cambio climático, publicada también este lunes por Intermón Oxfam, ha señalado el Sur de Asia y África como los lugares con más riesgo. Intermón hace un llamamiento a los líderes del G8 para que asuman su responsabilidad y les pide que reduzcan sus emisiones al menos un 40 por ciento y movilicen 150.000 millones de dólares al año para financiar la reducción de emisiones y la adaptación en los países en desarrollo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios