Crisis sanitaria

Salvador Illa fija para enero el inicio de la vacunación, que será voluntaria

Ambiente ese sábado en el centro de Sevilla. Ambiente ese sábado en el centro de Sevilla.

Ambiente ese sábado en el centro de Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el viernes que, junto a Alemania, España será el primer país de la UE en tener un plan completo de vacunación que se aprobará el próximo martes en Consejo de Ministros y permitirá que una parte sustancial de la población española pueda estar vacunada en el primer semestre de 2021. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, afinó ayer más el calendario al afirmar que la vacunación en nuestro país comenzará en el mes de enero del próximo año y que no será obligatoria.

En sendas entrevistas en RAC1 y Catalunya Ràdio, Illa dijo que no cree que sea "conveniente" hacer que las vacunas contra el coronavirus sean obligatorias en España; es más, defendió que, según le indican "los expertos", "incluso podría ser contraproducente". Señaló, en este sentido, que existe "una concienciación muy alta" entre la ciudadanía con relación a los beneficios de vacunarse, puesto que España "es un país con muy buena tradición de vacunación".

Así, aunque "legalmente" el Gobierno podría hacer que fuera obligatorio vacunarse, se mostró seguro que aún no haciéndolo "habrá un nivel de respuesta muy alto" entre los españoles. Algo que se intentará "reforzar" desde el Ejecutivo explicando “la verdad y los beneficios que comporta” para toda la población vacunarse ante el virus, indicó.

El ministro explicó que hay 13.000 puntos de vacunación y que suelen vacunarse unos 10 millones de personas en un periodo de dos meses, de forma que “con la red habitual” de puntos de vacunación se podrá “funcionar perfectamente con un ritmo rápido y eficiente, y con garantías”.

Illa estimó que “en algún momento del mes de enero” comenzará el proceso de vacunación, pero evitó poner cifras y tempos sobre los planes del Gobierno.

El ministro confía en que a mediados de año haya vacunados unos 30 millones de ciudadanos, "un 70% de la población en números redondos", lo que permitiría tener a buena parte de la ciudadanía inmunizada. Ello, a su vez, permitiría relajar "de forma significativa" las medidas de prevención contra el coronavirus.

Asimismo, España empezará a exigir desde mañana PCR negativa a los pasajeros que entren al país por vía aérea o marítima procedentes de países de riesgo por coronavirus y tendrá que ser realizada 72 horas antes de su llegada a nuestro país.

Fue el pasado 12 de noviembre cuando el BOE publicó la relación de países y zonas de riesgo cuyos pasajeros en origen necesitarán esta prueba diagnóstica, 65 en total: 28 de la UE y 37, de terceros países. En el caso de los países europeos son los que se encuentran coloreados en rojo o gris en los mapas del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), en función de sus informaciones periódicas sobre su situación epidemiológica.

Fuentes del departamento que dirige Salvador Illa indicaron que mañana se publicará la actualización del listado de países en función de la situación que comuniquen al ECDC y que será efectiva a partir del 30 de noviembre. El 7 de diciembre se actualizará de nuevo el listado que será efectivo el 14 de ese mes, concretaron las fuentes.

Con esta nueva exigencia, las agencias de viaje, operadores turísticos y las compañías de transporte aéreo o marítimo y cualquier otro agente que comercialice billetes deberán informar a los pasajeros de la necesidad de hacerse la prueba y que ésta sea negativa. En el caso de que los que no se hayan realizado la PRC –no valen otras diagnósticas como test rápidos de anticuerpos, pruebas rápidas de detección de antígeno o serologías de alto rendimiento– tendrán la posibilidad de hacerse un test de antígenos a su llegada, pero serán sancionados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios