Sociedad

Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana son las comunidades que más xenofobia registran

  • Las ciudades concentraron la mayoría de incidentes, aunque también se extendieron a núcleos rurales y a espacios diversos como El Ejido o Almería

La Comunidad Valenciana, Madrid y Cataluña concentraron la mitad de las agresiones xenófobas registradas en 2008 en España, con unas 180 de un total de 350 aproximadamente, seguidas por Andalucía, Aragón, Baleares, Castilla-León y Murcia. Los núcleos urbanos fueron los que concentraron más incidentes, aunque también se extendieron a núcleos rurales y a espacios diversos como El Ejido o Almería.

Así consta en el informe Raxen 2009, presentado por el presidente de Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, y representantes de las entidades que componen la Plataforma de Acción Popular contra la Impunidad, entre ellos, el coordinador, Toni Gisbert. También asistieron a la presentación algunas víctimas de agresiones ultras y neonazis, como el padre de Guillem Agulló, asesinado en 1993 durante una pelea.

En total, el pasado año se registraron entorno a 350 hechos de intolerancia en España -según los datos recogidos, que son relativos-, de los que 80 se produjeron en la Comunidad Valenciana, 60 en Madrid y 40 en Cataluña, mientras que en 2007 la cifra de incidentes alcanzó los más de 200. Este aumento se debe, según Ibarra, a motivos como "el mantenimiento de la impunidad, el aumento de agresiones, la mejora de recogida de información y el incremento de denuncias".

Por su parte, las causas por las que la Comunidad Valenciana lideró estos datos se centran, fundamentalmente, en factores históricos, ya que existen "residuos antidemocráticos latentes"; y en la "falta de reacción" institucional, "a todos los niveles y muy presente en el tiempo".Sobre este aspecto, Gisbert ha criticado que exista una "cobertura ideológica" y un "estímulo político" hacia esta violencia por parte de las instituciones actuales, en aspectos como en favorecer el seccionismo lingüístico. También ha lamentado la "insuficiente" actuación de las Fuerzas de Seguridad en la Comunidad, ante "la falta de detenciones e investigaciones", a pesar de que muchos de los protagonistas de los incidentes "sean conocidos". Por este punto ha pedido "más actuación" a la Delegación de Gobierno.

Ibarra ha coincidido con Gisbert en reclamar más "responsabilidad política" ante el aumento de esta "ola de xenofobia" en España. Ha recordado que se han establecido por el territorio nacional grupos neonazis que son "células autónomas y funcionan, en muchos casos, en los viveros de los campos de fútbol". Estos grupos, según ha declarado, "aspiran a agredir a colectivos vulnerables y a destruir la convivencia democrática". De hecho, estos grupos han creado cerca de 200 sitios web neonazis y han realizado al menos 22 conciertos xenófobos y neofascistas. Además, según ha dicho, se estima que hay más de 10.000 personas vinculadas a este colectivo, en su mayoría jóvenes; y el voto fraccionado de la extrema derecha en las pasadas elecciones europeas, con varios grupos llamados a la abstención, alcanzó las 60.000 personas.

Ibarra ha lamentado también el incremento de estos colectivos ante el actual contexto de crisis económica, sobre todo hacia la inmigración: "Se trata de una nueva ultraderecha que proyecta o aspira rentabilizar la crisis económica y social durante su duración, en un proceso de acumulación de fuerzas que le permita un salto estratégico", contempla el estudio. El informe recoge, en este sentido, varios estudios a modo de ejemplo que señalan que el racismo en las aulas ha crecido contra latinoamericanos y asiáticos; que un 14% de los jóvenes votaría a un partido racista; que la crisis económica ha cambiado la mirada social sobre la inmigración; y que un 44% prefiere convivir con personas de su misma cultura y religión.

Ante esta situación, Ibarra ha abogado por extender la Fiscalía especial contra Delitos de odio y discriminación creada en Cataluña al resto de autonomías, y por crear una Fiscalía en este ámbito a nivel general. En Madrid, el fiscal jefe anunció su creación antes de diciembre, y en Valencia. según matiza el informe, hay compromisos en esta dirección.

Movimiento contra la Intolerancia reclama la prohibición e ilegalización de actividades que promuevan el odio, la discriminación y la violencia por motivos de racismo, xenofobia e intolerancia, tales como conciertos, manifestaciones y organizaciones racistas o el cierre de webs neonazis. Además, reclama y lucha por la modificación Código Penal y por desarrollar una legislación antidiscriminatoria contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia que contemple los derechos de las víctimas. Además aboga por un Plan Integral para la prevención del racismo y otras manifestaciones relacionadas con la intolerancia, con especial énfasis en la sensibilización preventiva y en programas de educación para la tolerancia, solidaridad y derechos humanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios