Semana Santa

La ilusión del primer día

  • La Universitaria y Las Angustias comparten dos novedades este año: la primera en llegar a carrera oficial el Martes Santo, la segunda salir desde San Agustín

LES separan más de cuatro siglos de historia, pero las dos son las hermandades protagonistas de la Semana Santa que hoy mismo comienza. La cofradía de Las Angustias y la hermandad Universitaria son, sin duda, dos de los cortejos más esperados para los próximos días.

La primera sale de nuevo desde la iglesia de San Agustín el Jueves Santo y la otra llega a carrera oficial por primera vez el Martes Santo. Cada una con su singularidad, cada una con su historia, cada una con la misma devoción hacia Dios. Para conocer qué piensan la una de la otra y cómo vive un hermano mayor en primera persona la salida de su cofradía, el Día ha reunido al hermano mayor de Las Angustias, Antonio López de Letona, y su homólogo en la Universitaria, Miguel Rodríguez-Pantoja.

Los dos comparten una misma visión: el buen hacer del movimiento cofrade y que las diferencias conceden un mayor valor a la Semana Santa cordobesa de la que puede presumir porque consideran que lo vale.

El aspecto fundamental de Las Angustias es que este año sale en procesión desde San Agustín después de más de medio siglo de vida en la iglesia de San Pablo y de su histórico traslado el pasado 15 de marzo al que acudieron miles de personas. Un hecho del que se enorgullece López de Letona y del que asegura "representa una vuelta a nuestras raíces y volver a coger el hilo de nuestra propia historia". Eso sí, también admite que a aunque "el traslado fue muy bonito, los pasos están concebidos para ir con nazarenos". También aprovecha para hacer un guiño al barrio de San Agustín y reconoce que a pesar de que la hermandad ha estado durante tantos años en San Pablo "el barrio se ha mantenido fiel a esa devoción".

Que la cofradía de las Angustias salga de nuevo el próximo Jueves Santo desde la iglesia de San Agustín es, para el hermano mayor de la Universitaria, "una maravilla". Rodríguez-Pantoja, que es catedrático de la Universidad de Córdoba, asegura que a pesar de la diferencia de años entre ambas "compartimos cosas". También felicita a López de Letona por el traslado a la iglesia de San Agustín porque "es una auténtica joya que se ha convertido en un joyero". Del paso de Juan de Mesa detalla también que fue "la última imagen que hizo" y se atreve a decir que la estética de la imagen "quizá resultó rompedora".

Tan rompedora como el Cristo de la Universidad , obra del sevillano Juan Miñarro y que, sin duda, ha roto moldes y algún que otro extremo cofrade en Córdoba. Al respecto, Rodríguez-Pantoja reconoce que "nuestra hermandad hubiera sido inconcebible en Sevilla y no nos hubieran dejado por la estética y hubiéramos tenido que romper mucho más que aquí". Por eso, sale en defensa del cordobés, su "tolerancia" cofrade y que quizá "sea menos dogmático". "Al principio hay críticas, pero al final ven normal que haya diferencias", argumenta y destaca que en la Semana Santa de Córdoba "realmente hay una diversificación, dentro de la tradición absolutamente andaluza". Por eso, sostiene, que "en el fondo, podemos presumir, y no lo hacemos". "La Semana Santa cordobesa puede presumir de un cierto carácter ecléctico, de mezcla positiva", insiste.

La llegada a carrera oficial de la Universitaria es para López de Letona, además, un hecho que servirá para "dar un aire nuevo a la Semana Santa". "Es una cofradía digna y con un sello muy particular", considera y advierte también de que "todo el mundo debe saber lo que va a ver, que no es una cofradía al uso, pero que también lo hace con una seriedad y una gran devoción". Subraya también que la Universitaria "persigue lo mismo que cualquier cofradía que es divulgar la palabra de Dios y nuestra fe".

El argumento de la particularidad y la diferencia de esta joven hermandad, que nació en 1989 en el seno de la Universidad de Córdoba -institución que ahora no presta tanta atención a la misma- sirve a López de Letona para destacar que "estamos viviendo un momento muy importante en la Semana Santa, un boom de las cofradías muy similar al que se vivió en los años 80". A su juicio, en Córdoba "hay un renacer" cofrade. Eso sí, reconoce que no sabe "si son modas que van y vienen o está relacionado con el movimiento de las bandas, al igual que en los años 80 el movimiento de lo hermanos costaleros revivió la Semana Santa". "Ahora mismo estamos viviendo un momento muy convulso, con mucho movimiento, del que creo que la Semana Santa va a salir reforzada", anota.

Para ambos, la celebración del Vía Crucis Magno marcó un referente en el sector cofrade de Córdoba. "Las hermandades de Córdoba se han creído que son capaces", considera López de Letona, quien insiste en que aquel 14 de septiembre del año pasado "marcará un antes y un después, más allá de que fuera un acto histórico". Ese día, continuó, "sirvió para que nosotros tomáramos conciencia de lo que somos capaces de hacer y de que tenemos una Semana Santa grande".

Es en este momento de la conversación entre ambos en el que sale a relucir la futura carrera oficial en el entorno de la Catedral, una medida ya aprobada por la Agrupación de Hermandades y Cofradías, pero de la que apenas se sabe nada. Para el hermano mayor de la Universitaria, el cambio de itinerario oficial "es un problema que no es fácil, porque una buena parte de las cofradías tienen que cambiar su recorrido". Eso sí, Rodríguez-Pantoja aboga por el cambio de trazado para las hermandades, si bien asegura con insistencia que antes de que se lleve a cabo se necesita "realizar un estudio detenido y una planificación porque teniendo una Catedral hay que ir y hacer estación de penitencia allí". "El Vía Crucis Magno demostró que se puede hacer, aunque no creo que vaya a ser el año que viene, ni soñando", sentenció.

López de Letona también comparte este argumento y avanza que será en 2015 cuando su hermandad haga estación de penitencia en la Catedral porque "este año a hemos tenido bastante para andar con más novedades". Eso si, detalla que la hermandad modificó sus reglas hace apenas una semana y, en ellas "se establece la Catedral como punto de paso fundamental". "Entiendo que la catedral, desde cualquier punto de vista que se estudie y valore, es fundamental para la Semana Santa y para la ciudad", resume y subraya que, además, "desde el punto de vista religioso es un paso casi obligado". No obstante, el máximo responsable de Las Angustias también apunta a que desde el punto de visto económico y social "la repercusión que puede tener una carrera oficial en los alrededores de la Catedral va a ser mucho mayor que la que tiene ahora en la plaza de las Tendillas". Además, alude a que en el traslado de la carrera oficial están implicadas diversas instituciones públicas y religiosas, como el Ayuntamiento, la Junta y el Cabildo Catedralicio.

Después de varios años haciendo estación de penitencia el Jueves de Pasión, la Universitaria sale el próximo Martes Santo desde la iglesia del Juramento con rumbo a la carrera oficial. Para Rodríguez-Pantoja, este hecho supone "la culminación de un sueño". Eso si, insiste en que desde la cofradía "no hemos querido nunca llamar la atención". Reconoce que "tenemos una estética que puede chocar, pero una estética estudiada y universitaria". No en vano, el hábito de sus penitentes, según consta en sus reglas, consiste en túnica de sayal negro "inspirada en el hábito de San Pedro de Alcántara, atada con cordón blanco; sobre los hombros, muceta de lo mismo". La cabeza, por su parte, va tapada con cubrerrostro de chinz negro y capucha de sayal negro, mientras que los penitentes han de llevar alpargatas de esparto negras. Para el hermano mayor, con este hábito "ponemos coherencia" y se sorprende ante la reacción de muchas de las personas que acuden a la procesión puesto que "en Aguilar de la Frontera hay un hábito similar".

Para el responsable de Las Angustias, ésta gran diferencia "debe enriquecer porque podemos ser complementarios". En este punto, López de Letona confirma que la evolución de su hermandad "ha ido por unos caminos estéticos totalmente distintos al que tomó la Universitaria, pero eso no es obstáculo para que será enormemente digna y a la que hay que ir a ver sin prejuicios".

A pocos días de salir a la calle, ambos hermanos mayores comparten también los mismos temores y pensamientos. Uno de ellos es la lluvia y la predicción meteorológica. La primera en poner uno de sus pasos en la calle es la Universitaria y su hermano mayor responde tajantemente que "antes de salir a la calle, siempre tienes que apagar un fuego de última hora, a veces cosas nimias, como que un hilo quede colgando". "Si te pones nervioso antes de salir, malo", añade. Rodríguez-Pantoja confiesa que al ser hermano mayor y responsable de todo lo que pase ese día en la calle no vive del todo la experiencia cofrade como quisiera. "Muchas veces uno va intentando interiorizar lo que vas haciendo, pero a la vez vas pendiente de todo", describe.

López de Letona admite el comentario y el argumento y también reconoce que uno de los objetivos que quiere ver cumplido el próximo Jueves Santo es que "aquel que nos vea, nos identifique con una entidad profundamente religiosa". También apunta que "el hermano mayor no vive el momento hasta después o como nos gustaría". Durante toda la jornada y el desfile procesional, narra, "hay muchas preocupaciones". "Hay nervios y mucha responsabilidad porque sacas a la calle y tienes que manejar mucha gente", subraya y no tiene reparos en confesar que "como más se disfruta en una procesión es de cirio, sin responsabilidad".

Ambos ya han confirmado su presencia en la procesión del otro. Los dos hermanos mayores defienden la Semana Santa cordobesa y que es su variedad la que la hace más grande aún.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios