La Estrella

Renglón de oro en la historia de la Pasión cordobesa

  • La Virgen salió a las 18:05, ante la atenta mirada de centenares de vecinos y cofrades

Los renglones más destacados de la historia de la Semana Santa parecen exclusivos de aquellas cofradías que tienen varios siglos de antigüedad y que, por tanto, han logrado sobrevivir a continuos vaivenes. En el caso de Córdoba, estas privilegiadas letras de oro se encuentran copadas por las de las Angustias, los Dolores o el Caído, por citar sólo algunas de las históricas de la capital. Sin embargo, la Hermandad de la Redención -y la Estrella- también escribió ayer su propio renglón de oro tras la esperada salida procesional de su Virgen de la Estrella.

Lógicamente, la chapa roja de la puerta de la parroquia de San Fernando -sede canónica de esta corporación- o el ladrillo visto de su pórtico distan mucho en belleza del imponente portón de madera o la belleza serena de una iglesia fernandina. Tampoco la calle Joaquín Sama Naharro puede competir en calidad artística con la plaza de San Lorenzo o Capuchinos. En este enclave de la ciudad no hay casas señoriales ni conventos del siglo XVI, sino escaparates y bloques de no más de medio siglo de vida. Pese a todo, en la Huerta de la Reina parecen haberse empapado de cultura cofrade y, como se evidenció en la salida de ayer, les gusta hacer cosas a lo grande.

Los vecinos engalanaron el barrio para recibir a su titular. Pendían colgaduras adamascadas de los balcones de las viviendas -algunas con el escudo de la cofradía- y el ambiente era esplendoroso. La Huerta de la Reina, al compararla con los barrios del Casco Histórico, es diferente a todos ellos en lo accesorio, pero similar en lo esencial. La calle Joaquín Sama Naharro bulló del mismo modo que lo hizo Agustín Moreno en la salida de las Penas o El Realejo en el arranque de la estación de penitencia de la Esperanza.

La Hermandad de la Redención, tanto por su presente como por el enorme potencial que tiene, puede sentirse desde ayer una de las grandes de Córdoba. Vive un momento que, para muchos, era impensable en 1983, cuando fue fundada en la parroquia de San Juan y Todos los Santos. En el recuerdo de sus promotores seguro que estaban los momentos difíciles que pasaron, siempre a la sombra de otras cofradías, y el oportuno traslado a este templo.

A diferencia de su periodo en la Trinidad, la Huerta de la Reina se encuentra totalmente volcada e identificada con su hermandad. La Virgen es su Virgen y hasta los nazarenos, la cuadrilla de costaleros y músicos los sienten suyos. A la Estrella le dedicaron saetas, lluvias de pétalos y unas cerradas ovaciones cuando apenas si llevaba cinco minutos en la calle.

A los vecinos de este rejuvenecido barrio no les falta razón cuando hablan de esta hermandad con aires de grandeza, ilusión y un cierto sentido de la propiedad. No en vano, esta corporación es la única de la ciudad que cuenta con tres bandas propias -de cornetas y tambores, agrupación y banda de música- y todas ellas la acompañan durante la procesión.

En el anecdotario cofrade de Córdoba, por encima de esa infinidad de detalles que hacen diferente a esta cofradía, quedará, sin embargo, que la Estrella salió de su iglesia el 6 de abril de 2009 a las 18:05. En aquel momento centenares de fotografías inmortalizaron el histórico momento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios