Semana Santa

Atardecer de alegría y silencio

  • Los municipios viven el Martes Santo con total plenitud

  • Pozoblanco enmudece con el Nazareno, Montilla vibra con el Zacatecas y en Puente Genil siguen el paso a los Afligidos

Lucena. Lucena.

Lucena.

Fue un atardecer de primavera pleno, de esos que pintan el cielo de naranjas y llenan de matices los desfiles procesionales. Pozoblanco enmudeció con el Nazareno y los Dolores; Montilla vibró con el imponente Zacatecas; Puente Genil se dejó llevar con el paso maestro de los Afligidos. Y hubo mucho más.

Lucena

En la localidad de la Subbética, el martes arrancó con la Archicofradía del Carmen que, a las 19:15 desde la parroquia homónima, este año sólo procesionó dos de sus tres pasos: Nuestro Padre Jesús en su Entrada Triunfal a Jerusalén y la Virgen de los Dolores, aunque Jesús de la Humildad estuvo presente simbólicamente durante la estación de penitencia.

Las calles comenzaron a llenarse de blanco, rojo y morado con los 340 hermanos que acompañaban a las cofradías, mientras que los lucentinos esperaba en la parroquia de San Mateo para ver la salida del Cristo de la Humillación y Nuestra Señora de los Dolores, más conocida como Servitas, a las 19:30. Media hora más tarde, la jornada del martes se completaba con la salida de los tres pasos que componen la Cofradía del Cristo del Amor, Jesús de la Crucifixión y la Virgen de la Paz, comúnmente llamada de las Campanitas. Los dos pasos de palio, que contaron con más de medio centenar de mantillas, son imágenes con solera en la Semana Santa y el mundo cofrade lucentino.

Puente Genil

Son tres las cofradías que hacen acto de presencia por las calles del municipio el Martes Santo. A las 19:00 comenzó el recorrido la Cofradía de Jesús de los Afligidos en su Presentación al Pueblo y la Virgen del Rosario en sus Misterios Dolorosos, partiendo de su casa hermandad. Se trata de una cofradía compuesta en su mayoría por jóvenes, de ahí que también se le denomine como de los Estudiantes. El paso del Señor de los Afligidos es uno de los mejor llevados de toda la Semana Santa pontana, mientras que el acompañamiento musical corresponde a la Agrupación Musical de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos, una de las más prestigiosas de Andalucía. A destacar el paso por la cuesta Baena y por la sede canónica del ex convento de Los Frailes, lugares donde merece la pena contemplar el cortejo. Del mismo modo, hay que reseñar el gran trabajo de las costaleras de la Virgen del Rosario, que año tras año dan un ejemplo de superación en su recorrido.

A las 20:00, la Cofradía del Santísimo Cristo del Calvario y Nuestra Señora del Consuelo inició su recorrido desde su casa hermandad. El paso del Cristo del Calvario destaca por su cuidado exorno floral y también por el buen hacer de sus costaleros. Por su parte, tanto el palio como el manto de la Virgen del Consuelo son dignos de admiración, ya que en ellos se pone de manifiesto el extraordinario trabajo que realizan las bordadoras, y constituye uno de los mejores ejemplos de la riqueza patrimonial de la Semana Santa pontana.

Ya a las 23:30, inició su estación de penitencia desde la parroquia de Nuestra Señora del Carmen la Cofradía del Santísimo Cristo del Silencio. Se trata de una procesión solemne, en la que el respeto marca el recorrido de un Cristo -extraordinaria obra del joven artista local Jesús Gálvez- que es portado por varios hermanos y que año tras año gana en número de devotos y fieles.

Montilla

Tarde de júbilo y mucho sabor cofrade en la localidad de la Campiña Sur, donde procesionaron tres hermandades. De la parroquia de la Asunción, en el barrio de las Casas Nuevas, partía a las 20:30 la Santa Cena, la más populosa de la jornada. El caminar de sus titulares, el Señor con el cáliz y la Virgen de la Estrella, hacia la plazuela de la Inmaculada es seguido por los vecinos del barrio en un largo itinerario que se alarga hasta la madrugada con un encierro en el que se suceden las saetas y los "vivas".

A la misma hora, de la parroquia de Santiago Apóstol partía la Vera Cruz, la cofradía más antigua de la localidad: sus primeras referencias históricas datan del siglo XVI, aunque su erección canónica fue aprobada en 2005. El sobrecogedor Cristo de Zacatecas, una talla de fibras vegetales de más de dos metros de altura, es acompañado por el Regimiento Acorazado Córdoba 10 de la Brigada del Muriano. Un cuarto de hora más tarde, y de la parroquia de San Francisco Solano, partía la Caridad, con dos pasos -Jesús de la Humildad y Paciencia y la Virgen de la Caridad en sus Tristezas- a los que acompañan un centenar de penitentes.

Priego de Córdoba

El protagonismo de la noche del martes es únicamente para la hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración y María Santísima de los Desamparados, La Caridad. Desde la parroquia de la Asunción, en torno a las 20:30, los dos titulares comenzaban su estación de penitencia que, este año, volvía a recorrer los Adarves tras la buena acogida que tuvo el cambio de itinerario que se realizó el pasado año. De nuevo, el cortejo discurrió por este precioso enclave del casco histórico, regalando estampas de gran plasticidad.

La Virgen de la Caridad desfiló bajo los sones de la Banda Musical Herrereña, mientras que los costaleros del Cristo de la Expiración marcaron el paso de la banda de timbales y bombos de la hermandad. Una noche tranquila en cuanto al tiempo, con cielos totalmente despejados, sin rastro de nubes y temperaturas más suaves que las del Lunes Santo, lo que contribuyó a que las calles se llenaran.

Palma del Río

El color verde y el escudo trinitario inundaron la plaza de San Francisco en la tarde de ayer. A las 19:30, se abrieron las puertas del templo para la salida de tres pasos: el Señor Orando en el Huerto, Nuestro Padre Jesús Cautivo y María Santísima de Palma y Esperanza. Entre los acompañamientos musicales, la agrupación musical palmeña Nuestro Padre Jesús de la Veracruz envolvió entre sus sones a la imagen del Cautivo.

A lo largo de las cinco horas de recorrido, se vivieron momentos muy emotivos para los creyentes que integran esta cofradía, uno de ellos al paso por la fachada del que antiguamente era el conocido bar de Los Novios, cuya familia está muy vinculada a la cofradía.

Cabra

Históricamente, hablar del Martes Santo en Cabra es hacerlo de la barriada Virgen de la Sierra, conocida en el acerbo popular como Gargallo. Sin duda, el barrio con mayor número de habitantes del municipio que en Semana Santa también pone su cofradía en la calle, la del Cristo de la Sentencia en sus burlas y coronación de espinas y Nuestra Señora de la Paz. Dos pasos que desde hace más de una década dejaron de circunscribir su cortejo a la retícula que dibuja el entramado urbano de esta zona, para compartir su vivencia en el centro de la localidad. Todo un reto en su momento que se ha consolidado como el itinerario más largo de la Semana Mayor local.

Con la luz primaveral de la caída de la tarde los pasos de misterio, portado exclusivamente por mujeres, y el de palio, desafiaron la empinada rampa de la parroquia de San Francisco y San Rodrigo y comenzaron su caminar. Un tránsito que les llevó a encarar la interminable avenida Andalucía para, ya de noche, llegar a las calles del centro. Pese a que el reloj ya anunciaba la jornada de hoy, más allá de la medianoche todavía sabía a Martes Santo en Cabra. Una recogida, en la parroquia de la Asunción, que estuvo acompañada, pese al frío, de muchísimo público que no quiso perderse la proeza de un barrio blanco que comparte su pasión con el resto de sus vecinos.

Baena

En la tarde de ayer tuvo lugar el segundo de los misereres que se celebran en la Semana de Pasión baenense, y el último desde que se iniciara la Cuaresma. La Cofradía de Nuestro Padre Jesús del Huerto y San Diego desfiló y lo hizo aún sin imágenes, las cuales procesionarán en la noche de hoy.

A la luz del día tras el cambio de hora, las agolpadas vías pudieron disfrutar con la belleza, antiquísima hechura y originalidad de las vestiduras de los hermanos de Nuestro Padre Jesús del Huerto, conocidos como trajecillos blancos, así como con las marchas de su Centuria Romana. Esta cofradía desgrana la pasión de Cristo paso a paso, por lo que ayer pudieron verse además de a los hermanos de Jesús del Huerto, a la hermandad de Jesús de los Azotes, a la que mece como nadie al Ecce Homo postrado ante su pueblo junto a Pilatos y a los hermanos de la Dolorosa madre. También en este día desfila la turba de judíos de la cola blanca.

Pozoblanco

La noche pozoalbense transcurrió cargada por la devoción a Jesús Nazareno y la Virgen de Los Dolores, dos de las cofradías con más tradición y fervor. A primera ahora de la noche, la plaza de la Iglesia se convirtió en el centro neurálgico para vivir la salida a la calle de ambas hermandades. La primera fue la Cofradía de Nazarenas de María Santísima de los Dolores, que partía de Santa Catalina para realizar su estación de penitencia acompañada por sus cofrades y bajo los acordes de la banda de música Santa Cecilia de Pedroche.

Media hora más tarde, cientos de fieles se agolpaban frente al portón de la Capilla de Nuestro Padre Jesús Nazareno para esperar la salida de una de las imágenes más veneradas de Pozoblanco. Con ese paso lento que le caracteriza, los costaleros del Nazareno portaron a su titular por las calles del municipio y dejaron, como cada Semana Santa, estampas únicas en rincones como la calle León Herrero o su paso por el interior de la Parroquia de Santa Catalina.

peñarroya-pueblonuevo

Como cada Martes Santo, tuvo lugar la procesión del Cristo del Perdón. Esta imagen, portada al hombro por una cuadrilla mixta de 20 jóvenes, recorrió las calles del distrito del Cerro. Partió a las 20:30 de San Miguel, acompañada de un buen número de niños vestidos de nazarenos y madrinas y al son de la banda municipal de Belmez.

Montoro

En 1991, se fundaba la hermandad que iba a significar un punto y aparte en la Pasión montoreña, la que revolucionó sus pasos, su música y su forma de vestir a las sagradas imágenes, pero siempre guardando las esencias montoreñas. Fue un soplo de aire fresco. El Señor de los ojos verdes, el Cristo de la Humildad en su Presentación ante Pilatos, obra de Juan Martínez Cerrillo que llevaba sin procesionar largos años, fue elegido por unos jóvenes para organizar la hermandad que año tras año llena la plaza del Charco la noche del Martes Santo de personas que esperan la salida en este paso de misterio. Si hay una parte del recorrido esperada por los montoreños y visitantes, es el tramo que discurre entre la plaza de Jesús y la bajada de la calle Mártires, donde los espectadores tienen que elegir entre el discurrir de la hermandad haciendo su presentación ante el Rey de Montoro, Nuestro Padre Jesús Nazareno, o el trabajo del costalero en un lento pero sentido y abigarrado esfuerzo entre la estrechura e inclinación de la calle.

Villanueva de Córdoba

La parroquia de Cristo Rey se convertía anoche en centro de atención de los cofrades jarotes, cuando a las 22:00 iniciaban su recorrido el Cristo de la Caridad, amarrado a la columna, y el precioso palio de la Virgen de Paz y Esperanza. Entre los estrenos de este año, un antiguo encaje de tul de seda bordado para enmarque de la dolorosa y un manto de camarín blanco, el guión del Cristo y la faldilla para la cruz parroquial.

La Rambla

El Cristo de los Remedios salía en procesión tras la intensa restauración a la que ha sido sometida durante cinco meses en los talleres de Pablo Porras y Juan Jiménez, así que la expectación era máxima cuando a las 20:30 se abrían las puertas de la Asunción; poco antes, tenía lugar el traslado desde la capilla de la residencia, momento que se ilustra en la fotografía. Anochecer de silencio, sólo quebrado por los tambores rotos que resuenan en las calles de la ciudad alfarera mientras los hermanos rezan la estación de penitencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios