Dependencias

Proyecto Hombre Sevilla: 30 años de luz en el túnel de las adicciones

Proyecto Hombre Sevilla: 30 años de luz en el túnel de las adicciones

Proyecto Hombre Sevilla: 30 años de luz en el túnel de las adicciones / Rosell

Empecé a beber con 15 años. Era la época de las botellonas. Estaba muy agobiado por problemas familiares en casa. Me diagnosticaron agorafobia. Me casé; y después de tener mi primera hija, consumía casi a diario. Me metí en un bucle de emociones y sentimientos. Cada vez era peor. No tenía ganas de vivir. Llegué incluso a mezclar con pastillas de mi tratamiento, llegando a ingresar en el hospital por un ictus y fractura craneal, por ingesta de alcohol”. Es el testimonio de un joven sevillano, Ramón, que relata cómo se asomó al borde del abismo. Su dramática historia describe un túnel en el que entra un creciente número de personas.

Con la ayuda de la familia y la asistencia de terapeutas, Ramón ha logrado superar esa etapa: “Veo la luz de la vida más cerca, y tengo muy buenos terapeutas que me ayudan”, afirma. Su mensaje ahora a otros jóvenes en una situación similar: “Que sean valientes. Se puede salir, siempre con esperanza. Que no pierdan el tiempo. Que todos tenemos derecho a otra oportunidad y la pueden conseguir. Nunca es tarde”.

"Llegué a ingresar en el hospital por un ictus y un traumatismo cranea, por la ingesta de alcohol"

Como el caso de Ramón, Proyecto Hombre Sevilla, presta asistencia a otras 300 personas, y a sus familias, en estos momentos. Desde que estalló la emergencia sanitaria por el coronavirus, los equipos de Proyecto Hombre Sevilla se han adaptado durante el último año para seguir asistiendo a sus pacientes, pese a las enormes dificultades del Covid-19.

“Las adiciones han aumentado, y lo han hecho porque la situación que hemos estado viviendo ha llevado consigo una inestabilidad manifiesta en diferentes ámbitos: social, laboral, económico, emocional…Todo ello se vuelve más complejo con aquellas personas que tienen un problema relacionado con cualquier tipo de adicción”, explica Gonzalo García, coordinador terapéutico en Proyecto Hombre Sevilla.

Las restricciones a la movilidad agravan la fragilidad de estas personas. “Cerca de un 40% de nuestros usuarios presentan un problema de salud mental, lo que hace que estas circunstancias tan particulares (restricciones a la movilidad), sean un obstáculo aún mayor”, añade.

El primer paso: reconocer el problema

Cuando R. S., joven sevillana reconoció su problema llevaba ya consumiendo una temporada. La joven explica que, a causa de la adicción, “había descuidado los momentos en familia y había priorizado las salidas, con el fin de consumir”. Hasta que recibió una llamada: “Mi hermano me llamó preocupado preguntándome qué me estaba pasando. Yo, como de costumbre por aquella época, me puse a la defensiva, pero en realidad sabía que tenía razón. Estaba perdiéndome una época bonita, había nacido mi primer sobrino y estaba dejando pasar su crecimiento por estar centrada en algo que me estaba haciendo cambiar como persona, y no para bien”.

A raíz de la advertencia de su hermano, R. S. tomó conciencia de su problema: “Esa llamada fue un punto de inflexión en mi vida, sabía que tenía que dejar atrás el camino que había elegido, pero no podía sola, necesitaba ayuda, por lo que días siguientes, fui a visitarlo; y ahí fue cuando comenzó todo”.

"Tenía que cambiar el camino que había elegido, pero no podía sola, necesitaba ayuda"

R. S. entró como usuaria en Proyecto Joven, programa de Proyecto Hombre Sevilla. “Me afectó de manera positiva en todos los aspectos”, comenta.

El próximo 4 de octubre Proyecto Hombre Sevilla cumplirá 30 años prestando auxilio a personas encadenadas a adicciones y a sus familias. En sus inicios esta entidad estaba volcada en las drogodependencias y la asistencia estaba centrada especialmente en hacer frente a la pandemia de la heroína. Corrían los 80. A medida que han transcurrido los años, el mundo de las adicciones ha variado con la aparición de nuevos abusos y dependencias.

Nueva ola de adicciones

“Las sustancias, incluso los comportamientos adictivos sin sustancias, han variado tanto que hemos ido adaptando nuestra experiencia a todo tipo de comportamientos para dar nuevas respuestas”, asevera Gonzalo García.

Los equipos de Proyecto Hombre Sevilla se han adaptado a las restricciones por el Covid para seguir prestando asistencia

Entre las adiciones más preocupantes ahora destacan “la cocaína, el cannabis, el alcohol y los psicoestimulantes como las principales sustancias, si bien, de ningún modo podemos dejar de lado otro tipo de adicciones como el juego patológico o aquellas que conllevan un uso abusivo de TICS (internet, redes sociales, videojuegos…) y que derivan en una problemática relacionada con el ámbito familiar, sobre todo en perfiles más jóvenes”, advierte el coordinador terapéutico.

Programas de ayuda

Proyecto Hombre Sevilla dispone de distintos programas que ofrecen una atención global a las personas con problemas de adicciones.

El Centro de Tratamiento Ambulatorio (CTA), concertado con la Junta de Andalucía actúa como puerta de entrada y primer diagnóstico para quien quiera consultar, con cita previa.

Entre los programas ambulatorios la entidad y sus usuarios cuenta con el Centro de Día de Acogida de seguimiento diario y en horario de mañana.

O bien si el perfil se adecua, el Programa de Apoyo, que permite a la entidad acoger a personas que mantienen su trabajo, su mundo de relaciones e incluso una mayor privacidad, acudiendo en horario de tarde noche previa citas semanales y haciéndolo compatible con una vida normalizada. Otros programas son Beta y Dúo, además del Proyecto Joven, para dar respuesta a distintas problemáticas.

Tags

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios