publicación

La proteína de la leche podría aliviar efectos no deseados de la quimioterapia

  • Un estudio defiende la suplementación con lactoferrina para reducir las alteraciones del gusto y el olfato

Susan Duncan, investigadora. Susan Duncan, investigadora.

Susan Duncan, investigadora. / archivo

Las personas que se someten a quimioterapia para tratar el cáncer se enfrentan a una serie de efectos secundarios conocidos. Estas combinaciones de fármacos de uso hospitalario pueden causar estragos en las papilas gustativas y los sentidos olfativos, afectando a la interacción entre el gusto y el olfato que es fundamental para captar sabores y disfrutar de la comida. Con el tiempo, las anomalías del gusto y el olfato pueden conducir a una pérdida de apetito y afectara a la malnutrición, lo que debilita la capacidad de los pacientes para recuperarse de la enfermedad.

En un nuevo artículo publicado en la revista Food & Function, Susan Duncan y Aili Wang, investigadores del Colegio de Agricultura y Ciencias de Virginia Tech, analizaron la viabilidad de la lactoferrina, una proteína altamente bioactiva que se encuentra en la saliva y la leche, como tratamiento para esa alteración del gusto y el olfato. "Los mecanismos moleculares subyacentes de la TSA no son bien entendidos", dijo Duncan, director asociado de la Estación Experimental Agrícola de Virginia y profesor del Departamento de Ciencia y Tecnología de Alimentos. "El síntoma predominante descrito por los pacientes sometidos a quimioterapia es un sabor o regusto metálico persistente, con o sin ingesta de alimentos. Esto puede durar horas, semanas o incluso meses después de la finalización de los tratamientos".

Como consecuencia, los pacientes con cáncer tienen poco apetito, pérdida de peso, depresión y nutrición disminuida, todo lo cual es perjudicial para la recuperación. Aunque esta anomalía del gusto y el olfato está muy extendida y es una queja frecuente de los pacientes con cáncer, hasta ahora no se han establecido terapias que puedan prevenir o tratar este problema.

"Nuestra investigación muestra que la suplementación diaria de lactoferrina provoca cambios en los perfiles de proteínas salivales en pacientes con cáncer, cambios que pueden influir para ayudar a proteger las papilas gustativas y la percepción del olor", dijo Duncan. "Al sugerir la lactoferrina como un suplemento dietético, podemos reducir la TSA para muchos pacientes, restaurando su capacidad de disfrutar de los alimentos en un momento en que la nutrición puede desempeñar un papel clave en su recuperación. Esta investigación podría ayudarnos a desarrollar biomarcadores y estrategias con TSA. para mejorar la calidad de vida durante la quimioterapia, los pacientes con cáncer y sus familiares y amigos pueden volver a sentirse cómodos disfrutando de una comida juntos ".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios