Enfermedades raras

Mejoras para diferenciar lupus y otras patologías poco frecuentes

  • Profesionales del Hospital de Valme presentan en Estados Unidos dos trabajos científicos

Consuelo Ramos, Nahia Plaza y José Luis Marenco, especialistas en Reumatología. Consuelo Ramos, Nahia Plaza y José Luis Marenco, especialistas en Reumatología.

Consuelo Ramos, Nahia Plaza y José Luis Marenco, especialistas en Reumatología. / H.V.

El Lupus Eritematoso Sistémico es una enfermedad inflamatoria crónica, producida por un defecto en el sistema inmune, que puede afectar prácticamente a cualquier órgano. Los anticuerpos pueden llegar a dañar cualquier parte del organismo: articulaciones, piel, células sanguíneas o riñón. Su prevalencia es de unos 20 a 150 casos por cada 100.000 habitantes, cifra que se ha incrementado notablemente en los últimos años debido al avance en el procedimiento diagnóstico de esta enfermedad que sigue resultando complejo pero surgen nuevas vías para el diagnóstico diferencial.

Así lo pone de manifiesto la labor de Consuelo Ramos Giráldez y Nahia Plaza Aulestia son dos especialistas del Hospital de Valme en Sevilla, integrantes del servicio de Reumatología, que dirige José Luís Marenco de la Fuente, que han participado en el último Congreso Internacional sobre Lupus Eritematoso Sistémico celebrado en Estados Unidos. Allí las expertas han presentado dos trabajos. El primero de ellos se ha basado en la ampliación del diagnóstico diferencial obteniendo como resultado nuevas pautas de práctica clínica dirigidas a optimizar tanto el pronóstico como la evolución de los pacientes.

Una de las manifestaciones del Síndrome Antifosfolipídico son las lesiones cerebrales, similares a las que aparecen en esclerosis múltiple. Al respecto, el diagnóstico diferencial entre ambas enfermedades varía significativamente la complejidad y agresividad del tratamiento, además de condicionar la evolución clínica del paciente. Las investigadoras presentan los casos de tres pacientes con enfermedad neurológica e imágenes radiológicas similares a esclerosis.

Ante la dificultad para diferenciar ambos diagnósticos (enfermedad autoinmune o esclerosis múltiple), las investigadoras proponen la determinación de anticuerpos antifosfolipídicos como screening de déficit neurológicos, sobre todo en pacientes sin factores de riesgo vascular. Y, en concreto, refieren la hidroxicloroquina como tratamiento útil y eficaz para el abordaje de lesiones cerebrales relacionadas con anticuerpos antifosfolipídicos.

Asimismo, presentaron casos de una menor y de una paciente adulta diagnosticadas de Mixoma (tumor cardiaco), una patología que puede producir sintomatología similar al Lupus y al Síndrome Antifosfolipídico .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios