Sanidad

Salud incrementa a nueve las localidades de difícil cobertura en atención primaria

  • En el listado aparecen nuevos municipios como Priego de Córdoba y Peñarroya-Pueblonuevo

  • La Junta reconoce que es necesario "diseñar fórmulas innovadoras" para cubrir los puestos

Entrada principal al centro de salud de Baena Entrada principal al centro de salud de Baena

Entrada principal al centro de salud de Baena / El Día

Si ya hay zonas en la provincia, como Los Pedroches, donde encontrar médicos especialistas para trabajar en el hospital de Pozoblanco resulta complicado para la Junta, lo de encontrar facultativos de atención primaria, en concreto, galenos de familia, tampoco resulta fácil.

Al menos, es lo que pone de manifiesto el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), que señala que en la provincia se han detectado hasta nueve localidades en esta situación, con la incorporación de Priego de Córdoba y Peñarroya-Pueblonuevo al primer listado que se publicó en noviembre del año pasado.

Al detalle, se trata de los municipios de Baena, Bujalance, Cabra –que cuenta con el hospital comarcal Infanta Margarita–, Palma del Río –a la espera de concluya la construcción de un hospital de alta resolución, cuya construcción cuenta con un presupuesto es de 13,3 millones de euros– y Peñarroya-Pueblonuevo, que también dispone de complejo hospitalario.

A estas localidades se suman las de Priego de Córdoba, Castro del Río, Rute y Villanueva de Córdoba. Por cierto, que esta última localidad también está a la espera de se construya un nuevo centro de salud.

La resolución, que la Junta ya publicó en noviembre del año pasado y que ahora ha actualizado, se recogen los criterios que se han utilizado para determinar los puestos considerados de difícil cobertura y que se centran en dos aspectos: que el número de solicitudes existentes en la bolsa de una categoría/especialidad ponderada respecto del número de profesionales efectivos en plantilla, coeficiente insuficiente para la cobertura de atención sanitaria de dicho puesto y existencia de plazas que no han sido posible cubrir a través de los procedimientos ordinarios en ofertas de empleo temporal, siguiendo lo establecido en el Plan de Ordenación de Recursos Humanos.

En la misma, la Junta reconoce también que "en la actualidad se ha acentuado el déficit de profesionales para atender los puestos ofertados en zonas geográficas que presentan especial dificultad para el nombramiento de nuevos profesionales en determinadas categorías".

Fórmulas innovadoras

Así, subraya "la necesidad de cubrir asistentacionalmente de manera satisfactoria estos puestos de difícil cobertura exige diseñar fórmulas innovadoras que potencien la cobertura de estos puestos reconociendo la labor de los profesionales que elijan trabajar en zonas rurales o remotas".

Así, propone que se actúe "sobre los modelos de selección temporal y definitiva sobre el reconocimiento de la actividad en las mismas" y también sobre el papel de la formación e investigación como instrumentos de articulación entre las distintas zonas asistenciales, sobre los modelos de desarrollo y carrera profesional y sobre la distinción en el tratamiento en la salida de los profesionales, actuando, en su caso, sobre las opciones de prolongación del servicio activo que permitan la cobertura parcial de estos puestos.

En noviembre del año pasado, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) elevó a 61 todas las zonas de difícil cobertura en Andalucía y anunció que a estos puestos se les aplicará la batería de mejoras laborales, aprobadas en mesa sectorial, para incentivar a los profesionales sanitarios que permanecen en estas plazas.

Esta iniciativa pretende reconocer la labor de los profesionales que elijan trabajar en zonas rurales o remotas y garantizar la presencia y estabilización en estos puestos. También anunció entonces que en las ofertas de destino de los procesos selectivos de personal fijo, se incluirán las vacantes existentes en puestos de difícil cobertura y, en aquellos puestos de trabajo considerados de difícil cobertura, el personal con nombramiento de larga duración podrá pasar a situación de disponible en bolsa para recibir otra oferta de larga duración cuando hayan transcurrido al menos dos años desde su nombramiento (la regla común es de cuatro años).

La solicitud de una localidad donde existan puestos de difícil cobertura de esa especialidad y, en su caso categoría, no estará sometida a limitación temporal alguna. Además, los profesionales en estos puestos, y que deseen voluntariamente prolongar la permanencia en SAS una vez cumplida la edad de jubilación, podrán optar a ello y tendrán la opción de solicitar jornada reducida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios