Provincia

Cuando vestir una cruz se convierte en puro arte

  • Añora vive la gran noche de una fiesta que está declarada de Interés Turístico de Andalucía

La Fiesta de la Cruz de Añora comenzó ayer en un año clave para su particular historia de siglos como tradición singular y única en el contexto de estas fiestas de primeros de mayo que hay repartidas por toda la provincia. El inicio del trámite para su inclusión en el Catálogo de Patrimonio Histórico de Andalucía como bien de interés cultural en el apartado etnológico marca una celebración que tuvo su explosión de esplendor ayer a partir de las 20:00, momento en el que estaba prevista la apertura de las cuatro cruces interiores y el fin del montaje de las ocho exteriores, creadas en torno a las cruces de granito ubicadas en los barrios y lugares emblemáticos de Añora.

El secretismo reina hasta el momento de su descubrimiento en Añora en torno a estos monumentos realizados con múltiples elementos y que se diferencian en imagen y composición de las cruces florales que se celebran en otros puntos de Andalucía a primeros del mes de mayo.

Aunque la Fiesta de la Cruz de Añora comenzó oficialmente a las 20:00 con el inicio de la denominada Velá de la Cruz, el programa de actos está repleto de actividades desde la noche del pasado viernes, con la Fiesta de la Primavera. El alcalde noriego, Bartolomé Madrid, destacó que "todo el pueblo vive estos días una expectación creciente ante la llegada de la que es la celebración más singular y propia de Añora, y es necesario agradecer el inmenso trabajo que desarrollan los noriegos y, sobre todo, las noriegas, auténticas protagonistas de la cruz".

Madrid señaló que las Cruces cuentan con un amplio programa de actividades paralelas, que van desde el teatro en la calle de Los Mejías, con estreno de una obra dedicada a Añora, hasta degustaciones de chocolate y de gastronomía típica noriega. Grupo de jotas, música de tuna, grupos de versiones, exposiciones y concursos de pintura y fotografía componen la oferta de una fiesta "singular y con una elevada carga cultural y de valores", insistió el alcalde. El origen de la veneración de la Cruz en Añora se remonta al siglo XVI, y se cree que la costumbre de vestir cruces se ofrecía a modo de agradecimiento religioso. Aunque las raíces han sido eminentemente religiosas, desde el principio ha destacado su carácter festivo y popular. En la actualidad, la Fiesta de la Cruz, declarada Fiesta de Interés Turístico de Andalucía, es una exaltación a la naturaleza y festeja la entrada de mayo. Durante toda la noche de la Velá, que coincide con el sábado del primer fin de semana de mayo, las pandillas de amigos, jóvenes y viejos, familias enteras, recorren el pueblo visitando todas las cruces que se han vestido. A lo largo de la noche hay un gran bullicio de gente y se oyen cantos por todo el pueblo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios