lucena

El valor de convertirse en ciudad en el siglo XVII

  • La Plaza Nueva acoge la gala para celebrar el 400 aniversario de la concesión del título de Felipe III

Un momento de la representación de la obra 'La función de la ciudad nueva'. Un momento de la representación de la obra 'La función de la ciudad nueva'.

Un momento de la representación de la obra 'La función de la ciudad nueva'. / juan ayala

La ciudad luchaba por reunir el dinero para conseguir que Lucena se convirtiera en ciudad allá por 1618.Y lo que actualmente sería una más que digna campaña de crowdfunding, allá por el siglo XVII ya era tendencia y los vecinos de Lucena intentaban alcanzar los tan ansiados 16.000 ducados necesarios para pasar de ser villa a ciudad y que el Rey Felipe III concediese esa designación.

Y esta parte de la historia local fue lo que subieron ayer a escena los integrantes de la Escuela de Teatro Duque de Rivas, que se encargaron de abrir la gala con la que Lucena celebró el cuarto aniversario de su designación como ciudad. Antoñi Jiménez ha sido la directora de la obra La función de la ciudad nueva, escrita por el dramaturgo Tomás Afán. Durante los últimos meses, Jiménez junto a los siete actores que ayer revivieron parte de la historia de Lucena se han afanado en sacar adelante el proyecto y subir a escena "un pasaje histórico". Para esta profesora de la Escuela de Teatro Duque de Rivas, aquellos 16.000 ducados "era mucho dinero para la época". "Lo que hemos querido es situar al espectador en un momento histórico", expone, al tiempo que reconoce que eso de tener que pagar al rey para convertirse en ciudad "era algo desconocido para la población actual". La obra, continua, "es metateatro porque los actores representan la puesta en escena que harían ante el Rey".

La representación de esta obra -que tuvo lugar en un escenario situado ante la fachada de la iglesia parroquial de San Mateo- fue el punto de partida para una gran gala musical que contó con la participación de más de un centenar de personas y fue un auténtico homenaje a la ciudad. Una cita que ofreció un recorrido histórico de la música, desde la de hace cuatro siglos hasta la más actual, de la mano de grupos locales. Así, e espacio musical se estructuró en tres partes diferentes. La primera se centró en el mundo clásico y contó con la participación del coro del Conservatorio de Lucena, SYSO String Quartet y la Coral Lucentina, acompañadas del Centro de Artes Escénicas Paradise y el Centro Cultural Ateneo. El flamenco también tuvo su espacio de la mano de los cantaores lucentinos Jesús Reyes, Juan Miguel Calvillo, Felipe Fernández, Araceli Campillos y Tete Pineda junto a los guitarristas Román Carmona, José Morillo, Pablo Torija y Juan Luna. La percusión corrió a cargo de Manuel Gómez y el fagot flamenco a cargo de Rubén Jiménez. Al baile estuvieron las escuelas lucentinas: Hermanas Mariscal, Araceli Hidalgo y Ateneo. La gala concluyó con un espectáculo que combinó pop, rock, blues.

Y todo para celebrar estos cuatro siglos de historia como ciudad de Córdoba -la de mayor población de la provincia- y para la que también se ha organizado una ruta turístico-gastronómica basada en recetas escritas por el cocinero del rey Felipe III, además de medallas conmemorativas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios