puertodelcalatraveño

El reto de evitar las llamas

  • La prevención contra los incendios es de vital importancia, más aún durante los meses de verano, y las campañas de concienciación ciudadana han de tener resultados para evitarlos

Un técnico del Infoca durante una jornada de trabajo de vigilancia. Un técnico del Infoca durante una jornada de trabajo de vigilancia.

Un técnico del Infoca durante una jornada de trabajo de vigilancia. / el día

Fue hace ahora 30 años cuando TVE colaboró con el Instituto para la Conservación de la Naturaleza (Icona) para poner en marcha la campaña de prevención Todos contra el fuego. Una iniciativa que se prolongó durante un par de años y que incluía publireportajes acompañados de una canción que más de uno aún recuerda: Todos contra el fuego, todos contra el fuego, tú lo puedes evitar. Una campaña en la que colaboraron artistas y cantantes nacionales -desde Joan Manuel Serrat hasta Manolo Escobar, pasando por Miguel Ríos e incluso Hombres G- para dar cuenta de lo importante que era y es prevenir las llamas en el campo. En aquellos publireportajes, de marcado carácter de finales de los años 80 del pasado siglo, aparecían desde un hombre conduciendo y fumando y que a la hora de tirar la colilla por la ventanilla se lo pensaba y apagaba el cigarro en el cenicero del automóvil hasta un grupo de amigos haciendo una barbacoa y apagando el fuego con un cubo de agua. Simple, pero efectivo.

De eso, de la extinción de incendios en Andalucía se ocupa el Plan Infoca cada año. Un operativo que en Córdoba cuenta con 450 profesionales y que en 2018 dispone de un presupuesto que supera los 17,4 millones de euros. El dispositivo ha comenzado la temporada de máximo riesgo con buenas perspectivas, gracias a las lluvias caídas en primavera. A pesar de ello, cualquier chispa, incluso de carácter accidental, puede ser el origen de un incendio. Prueba de ello, han sido los fuegos declarados esta semana en Belalcázar y el que se propagó desde La Granja de Torrehermosa, en la provincia de Badajoz, hasta Fuente Obejuna. Es decir, que aunque la vegetación conserve un más que elevado grado de humedad, el fuego gana la batalla en muchas ocasiones. De eso bien saben los profesionales de este plan, que actúan a la mayor brevedad que pueden en cuanto reciben un aviso.

Por ello, la prevención -pase el tiempo que pase- es clave y las campañas de concienciación son de vital importancia, además del trabajo ciudadano. A pesar de ello, aún hay quien no tiene reparos en tirar una colilla mal apagada desde el coche en mitad de un viaje o hacer una barbacoa en mitad del monte -a pesar de estar prohibido hasta octubre por el riesgo de incendios y las temperaturas- y no ser consciente del peligro que entraña, pero no sólo para el campo, sino para toda la sociedad.

La prevención contra los incendios comienza desde la infancia y, para ello, el Infoca lleva a cabo actividades a lo largo de todo el año con los más pequeños, como por ejemplo, con visitas a los centros de defensa forestal (Cedefos); este año han participado en ellas casi 2.000 alumnos.

Y justo esta semana, la Junta de Andalucía ha publicado las ayudas para apoyar a los titulares de terrenos forestales de la comunidad autónoma, tanto de propiedad pública como privada, a todas las entidades locales y sin ánimo de lucro, comunidades de bienes, que se encuentren ubicadas en zonas de alto o medio riesgo de incendios, para que lleven a cabo inversiones que permitan prevenir las llamas de conformidad a su correspondiente plan de gestión forestal, aprobado por la autoridad forestal andaluza. Unas subvenciones que llegan con seis años de retraso, tal y como ha criticado Asaja y que, también son de vital importancia; la última convocatoria, según la organización agraria fue en 2012. No en vano, estas ayudas sirven para poner en marcha planes de autoprotección y en Córdoba se extienden hasta una superficie de 455.000 hectáreas. Con estas subvenciones, los propietarios pueden llevar a cabo líneas cortafuegos, áreas cortafuegos, fajas auxiliares y mantener puntos de agua aptos para la captación de cara a extinción de incendios forestales, entre otras medidas.

Y todo para evitar que las llamas arrasen pastos y terreno forestal este verano. El año pasado en Córdoba se produjeron 63 conatos y 23 incendios y el número de hectáreas forestales afectadas fue de 118,2. Este año, habrá que evitar que ni siquiera se alcancen estas cifras al cierre de la temporada. Es tarea de todos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios