Provincia

Las ayudas para prevenir los incendios forestales protegen 455.000 hectáreas

  • Las subvenciones, para las que la Junta ha destinado 14,5 millones de euros, están dirigidas a los titulares de los terrenos, tanto de carácter público, como privados

Francisco de Paula Algar, en el centro, ayer en su visita a Villanueva del Rey con agentes y técnicos de Medio Ambiente. Francisco de Paula Algar, en el centro, ayer en su visita a Villanueva del Rey con agentes y técnicos de Medio Ambiente.

Francisco de Paula Algar, en el centro, ayer en su visita a Villanueva del Rey con agentes y técnicos de Medio Ambiente. / el día

La provincia de Córdoba suma 455.000 hectáreas de terreno forestal y, para todas ellas la Junta ha abierto la convocatoria de ayudas para la prevención de incendios. De todas estas hectáreas, según informó ayer el delegado de Medio Ambiente, Francisco de Paula Algar, 383.772 son privadas y 71.228 públicas, por lo que un 84% de terreno forestal es de titularidad privada.

Las subvenciones van dirigidas a apoyar a los titulares de terrenos forestales de Andalucía, tanto públicos como privados, a todas las entidades locales y sin ánimo de lucro, comunidades de bienes, que se encuentre ubicadas en zonas de alto o medio riesgo de incendios, para que lleven a cabo inversiones que permitan prevenir incendios de conformidad a su correspondiente plan de gestión forestal, aprobado por la autoridad forestal andaluza.

El delegado, que visitó Villanueva del Rey junto a agentes y técnicos de su departamento, aseguró que "en todo momento, la Junta de Andalucía ha atendido las aportaciones de los agentes sociales, consciente de la importancia de estas líneas de financiación para que puedan llevar a cabo sus obligaciones en materia de prevención de incendios forestales en sus fincas". Sin embargo, reconoció, "todo esto ha exigido un proceso largo y complejo, dependiente de los cambios del marco comunitario y la obligatoriedad de todos a cumplir con los nuevos requisitos europeos".

Y es que Asaja criticó el pasado miércoles el retraso en la publicación de estas ayudas en el Boletín Oficial de la Junta (BOJA). La organización agraria lamentó que desde la Administración autonómica "se haya tardado tanto tiempo en publicar, en concreto, seis años", dado que la última convocatoria que hubo para este tipo de subvenciones fue en el año 2012. En todo este tiempo de labor conjunta con los agentes sociales involucrados, según indicó la Junta, la Consejería de Medio Ambiente "ha recibido sus aportaciones, ha tenido en cuenta las apreciaciones técnicas de las patronales, solventándolas dentro de los plazos". "Nos comprometimos a reactivar esta convocatoria y hoy nuestro compromiso ya es una realidad, añadió Algar.

El delegado pidió a las empresas del sector "su colaboración, como han venido prestándola, y su compromiso y responsabilidad a la hora de solicitar estas ayudas". Las mismas, anotó, "contribuirán a mejorar el medio natural andaluz, fortaleciendo también a un sector de gran peso en la comunidad, fomentando la fijación de población rural, la creación de empleo estable y la consecución de una verdadera economía sostenible de la región".

El importe máximo de las ayudas es de 60.000 euros por finca y la mínima de 500 euros. Estas subvenciones se encuentran cofinanciadas por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Rural. En concreto, un 75% será aportado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), un 17,5% por la Consejería de Medio Ambiente y el 7,5% por el Gobierno central. El plazo para presentar una solicitud para optar a una de estas ayudas concluye el próximo 11 de septiembre.

El delegado de Medio Ambiente explicó también que "un requisito previo para la concesión de subvenciones es que los solicitantes deben contar con los prescriptivos planes de prevención de incendios para sus fincas, que recogen las planificaciones preventivas a realizar cada año, de acuerdo con la Ley de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales". Con estas ayudas, se podrán financiar los trabajos de intervención en áreas de cortafuegos, incluyendo los de pastoreo controlado, así como la construcción, preservación y mantenimiento de puntos de toma de agua para la extinción de incendios.

"El fuego es una de las mayores amenazas para el medio natural", anotó Algar, quien recordó que "nos encontramos en época de alto riesgo de incendios", por lo que solicitó "la colaboración ciudadana para prevenir este tipo de siniestros, avisando a los servicios de emergencia en caso de avistar un fuego".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios