puerto del calatraveño

El momento de la revolución rural

  • Fimart, que ayer terminó en el Palacio de la Merced, señala el camino que la agroindustria cordobesa debería empezar ya a recorrer para ser más competitiva y crear empleo

Las instituciones muestran unos drones durante la inauguración de Fimart, el pasado jueves. Las instituciones muestran unos drones durante la inauguración de Fimart, el pasado jueves.

Las instituciones muestran unos drones durante la inauguración de Fimart, el pasado jueves. / el día

El sector no puede trabajar como hace 50 años". La afirmación es de Miguel Ángel Molinero, director de Desarrollo Rural de Rurápolis, organización que junto a la Diputación de Córdoba da forma desde hace cuatro años a Fimart, la Feria de Innovación Smart Rural. O, en otras palabras, la cita en la que la agrotecnología señala el camino que cualquier productor debería recorrer para sacarle el máximo rendimiento a sus recursos y para relegar definitivamente algunos usos y herramientas a los museos etnográficos.

En una provincia tan pegada a la tierra como Córdoba, en la que las cooperativas olivareras y vitivinícolas marcan la vida económica y social de innumerables municipios, ésta debería ser una feria de obligada visita más allá de todas curiosidades tecnológicas que pueden verse en el Palacio de la Merced, entre ellas un catálogo de drones que parecen sacados de una película de ciencia ficción. En parte, por la rareza que entraña todavía observar alguno de estos aparatos, por ejemplo, sobrevolando los cultivos de la campiña. Y, más que rareza, excepcionalidad: nadie se imagina ahora mismo un dron haciendo mediciones sobre un olivar en la Subbética o controlando un rebajo en Los Pedroches.

Añora es el municipio que mejor ha entendido que el presente son ya las nuevas tecnologías

No debería ser así, pues en un mercado tan extremadamente competitivo como la agroindustria, en el que los productores cordobeses han de enfrentarse a lo que llega de fuera, la aplicación de las últimas tecnologías y del big data que estas aportan ayudaría obligatoriamente a la reducción de costes y a posicionarse de manera más eficiente en los mercados. El regadío, por poner un ejemplo, ha terminado relegando el olivar de secano: la producción de aceite alcanzaba en la pasada campaña un valor récord resultado, precisamente, de la incorporación del riego para paliar periodos de sequía como el actual. Es el momento de dar el siguiente paso, el de la aplicación definitiva de las nuevas tecnologías y de que esos pájaros 2.0 que ahora se muestran en Fimart, por poner un ejemplo llamativo, sobrevuelen los cielos de la provincia. Quienes primero lo hagan, desde luego, tomarán ventaja sobre la competencia.

Fimart, que ayer cerró sus puertas, ha programado además 69 encuentros bilaterales, los llamados Business to business -negocio a negocio-, claves para que quienes ya se mueven en este sector muestren sus aportaciones cara a cara. Han sido, en total, 20 las organizaciones inscritas con 83 perfiles tecnologías. Sin olvidar, claro está, otro importante eje de Fimart, unas jornadas técnicas con 29 ponentes que en esta edición han versado sobre las oportunidades y los retos de la innovación en la cadena de valor agrolimentaria; las tecnologías al servicio de la mejora competetiva, y la financiación de proyectos innovadores. El futuro del campo es éste, y quienes dependen de la agroindustria, miles de familias cordobesas, no deberían dejar pasar estas oportunidades. Tampoco los empresarios y los emprendedores, pues no son pocos los casos de productos made in Córdoba que salen de la provincia y dejan el valor añadido en otros territorios para estupefacción de los agricultores y los ganaderos locales.

El municipio de Córdoba que por el momento mejor ha entendido este cambio es Añora, que hace dos semanas acogía las I Jornadas Smart Rural Land. La localidad de Los Pedroches intenta ir un paso más adelante, aplicando las tecnologías más allá de la agroindustria, esto es, a todos los aspectos de la vida de un pequeño municipio para evitar problemas tan graves como la despoblación. Añora será, de hecho, sede permanente de la red nacional de digitalización y big data asociada al mundo rural, como anunció el secretario general de Agricultura y Alimentación del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Carlos Cabanas. Bienvenida la iniciativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios