Alto Guadalquivir

El juez vuelve a dejar libres a los detenidos por amenazas a un guardia civil en Bujalance

  • La AEGC lamenta que "sólo han estado ante el juez el tiempo mínimo" pese a los precedentes

Exterior del cuartel de la Guardia Civil de Bujalance. Exterior del cuartel de la Guardia Civil de Bujalance.

Exterior del cuartel de la Guardia Civil de Bujalance. / El Día

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Montoro ha vuelto a dejar en libertad a tres personas detenidas por supuestas amenazas de muerte a un agente del puesto de Bujalance y a su familia. Según ha informado la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), gracias a “la rápida intervención se pudo localizar y proceder a la detención de estos presuntos delincuentes”, quienes ofrecieron “gran resistencia”.

Pero, “una vez más”, según ha denunciado la AEGC, “sólo han estado ante el juez el tiempo mínimo”, como ya ocurriera en diciembre pasado tras destrozar la puerta del cuartel con un hacha. “Llegaron, saludaron al juez y se volvieron a su casa”, ha lamentado la AEGC, que ha vuelto a expresar su “asombro”.

“No hablamos de un hecho aislado, de una amenaza ficticia. Las amenazas de muerte las vertió un individuo que tiene ya varias denuncias por amenazas puestas tanto por este compañero como por otros del cuartel”, ha recordado. En concreto, un solo agente le ha puesto ocho, además de la última de la pasada semana, en la que le amenazó con esperarle en la carretera cuando saliera de prestar servicio.

Para la AEGC, esta puesta en libertad “sólo servirá para que estos delincuentes, uno de ellos pendiente de un juicio por narcotráfico, se hagan más fuertes porque están comprobando cómo sus amenazas no tienen ningún tipo de consecuencia para ellos”.

La AEGC ha solicitado el endurecimiento de las leyes para “quienes osen amedrentar de esta manera a nuestros compañeros”, y que “el peso de la legislación caiga sobre aquellos que amenacen, agredan, insulten, o ultrajen a los servidores públicos, en especial a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”.

“Si todos estos hechos hubieran tenido como destinatario a un juez, ¿las medidas hubieran sido las mismas?”, se ha planteado el colectivo de agentes, que insiste en que los individuos “llegaron a plantear hacer seguimientos y obtener información del compañero amenazado y su familia, para así poder culminar las amenazas vertidas con anterioridad”. “Son peligrosos y tienen capacidad de hacer un daño irreversible”, ha insistido la AEGC.

“Hoy no llegas vivo a casa. La carretera de El Carpio va a ser tu tumba, te espero cuando salgas”. De esta manera, según la denuncia, volvió a dirigirse a un guardia civil el individuo que el pasado diciembre fue detenido en Bujalance por destrozar con un hacha la puerta del cuartel. “15 tiros te voy a pegar con la pistola que tengo. Si no te cojo a ti, lo haré a tu mujer. Pero hoy no llegas vivo a casa”, fue la amenaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios