puertodelcalatraveño

Las incógnitas de ser independientes

  • Municipios La segregación de Fuente Carreteros y sobre todo La Guijarrosa abre múltiples interrogantes políticos, sociales, económicos y de racionalización de recursos

El alcalde de La Guijarrosa festeja la segregación con champán. El alcalde de La Guijarrosa festeja la segregación con champán.

El alcalde de La Guijarrosa festeja la segregación con champán. / el día

La Guijarrosa y Fuente Carreteros viven ya su sueño de independencia. Sus anhelos de 30 años se materializaban a principios de semana, casi por sorpresa, cuando la Junta de Andalucía aprobaba los decretos de segregación de estas entidades locales autónomas de sus ayuntamientos matrices, Santaella y Fuente Palmera, respectivamente. Aunque los procesos para funcionar como localidades independientes llegan al mismo tiempo, se trata de casos diametralmente diferentes, como bien quedó claro en los festejos en la mañana del martes. Mientras en Fuente Carreteros, su alcalde, Manuel Pedrosa (Olivo), se estrechaba la mano con el primer edil de la Colonia, Francisco Ruiz (IU), e inmortalizaban el día con una foto que consideraron histórica, los regidores de La Guijarrosa y Santaella ni siquiera se dirigían la palabra.

Es más, el primer edil santaellano, José Álvarez (PSOE), avisaba con recurrir la decisión del consejo de gobierno de la Junta de Andalucía en el caso de que su municipio, que quedará por debajo de los 5.000 habitantes y perderá dos concejales en las próximas elecciones municipales, se resienta financieramente en un próximo reparto de fondos públicos. El primer edil guijarroseño, el independiente Manuel Ruiz, divulgaba por su parte un vídeo en las redes sociales en el que festejaba el nuevo estatus de su localidad al grito de "Viva La Guijarrosa libre".

La constitución de los dos municipios llega en un momento de recorte de organismos públicosTendrán que afrontar la creación de planes de empleo y de ordenación urbanística, entre otros

El carácter de "libertad" implica un antónimo de opresión y superioridad y denota un cariz de enfrentamiento que, desde luego, no debería estar presente en todo este procedimiento pese a que el propio Ruiz insistió aquella misma mañana en que el hecho de descorchar una botella de champán junto a sus conciudadanos o de lanzar un buen puñado de cohetes no va en contra de nadie. Inmersos hasta este domingo en las celebraciones de sus fiestas patronales, dedicadas a la Virgen del Rosario, los habitantes de La Guijarrosa se enfrentan a partir de mañana al difícil reto de la independencia con la resaca de la feria y el regusto de las aceitunas partidas, emblema gastronómico del municipio.

Porque decirle adiós a Santaella abre muchos, tal vez demasiados interrogantes para ambas localidades, obligadas más que nunca a entenderse. Quizás más dependientes una de la otra a partir de ahora. Desde el punto de vista estrictamente económico y de racionalización de los recursos, la constitución de Fuente Carreteros y La Guijarrosa como municipios autónomos llega en un momento de recorte de organismos públicos y disminución de corporaciones. También es verdad que ambas localidades funcionan ya de manera prácticamente autónoma -sobre todo Fuente Carreteros-, con servicios prestados por la Diputación y regidas por corporaciones municipales que desempeñan una labor similar a la de un ayuntamiento. Contar por planes generales de ordenación urbanística propios, generar suelo industrial, combatir la lacra del desempleo y frenar el éxodo poblacional serán a partir de hora sus principales quebraderos de cabeza tras vivir durante años la pesadilla de la dependencia. Precisamente esta semana, la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) celebraba unas jornadas en el núcleo de Zagrilla, en Priego de Córdoba, para repasar las penurias que sufren las poblaciones más rurales, casi todas ellas consecuencia de una causa: las estrecheces presupuestarias.

La segregación, por otra parte, merece también una lectura política. ¿Qué análisis habrán hecho en los despachos de la Junta de Andalucía para que esta decisión, demandada durante años y que precisamente ahora había salido de la agenda, vuelva a la primera línea? Lo que está claro es que este movimiento ya escuece en el PSOE, que al fin y al cabo es el que ha tomado la decisión para consternación de un municipio, Santaella, que en toda su historia democrática sólo ha tenido gobiernos socialistas. ¿Lo verán esto los vecinos como un castigo y pasarán factura? Álvarez, de hecho, se quejaba de que había recibido la llamada del presidente de la Diputación, Antonio Ruiz, pero no de la consejera de Justicia e Interior, Rosa Aguilar, que fue por otra parte quien se encargó de comunicar a los alcaldes que el consejo de gobierno acababa de dar el visto bueno a sus demandas. Y a unos kilómetros, en La Guijarrosa, ¿qué ocurrirá con la candidatura independiente que hasta ahora gobernaba la ELA? ¿Habrá cambio de siglas? Desde luego, el alcalde guijarroseño no ha querido aclarar esta semana cuál será su futuro político, una incógnita que más pronto que tarde tendrá que desvelar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios