diputación

Un grupo de 145 niños saharauis participa en 'Vacaciones en paz'

  • Los menores disfrutan de un desayuno en el Patio Blanco del palacio de la Merced acompañados por sus familias de acogida

Antonio Ruiz y Marisa Ruz, con los niños del programa en el palacio de la Merced. Antonio Ruiz y Marisa Ruz, con los niños del programa en el palacio de la Merced.

Antonio Ruiz y Marisa Ruz, con los niños del programa en el palacio de la Merced. / El Día

Un total de 145 niños saharauis participantes en el programa Vacaciones en paz -organizado por la Asociación Cordobesa Amigos con los niños y niñas saharauis (Acansa)- y sus familias de acogida visitaron ayer el palacio de la Merced, donde fueron recibidos por el presidente, Antonio Ruiz, y por miembros de la corporación. La institución le dio la bienvenida y le deseó "una agradable e inolvidable estancia en nuestra provincia", en palabras de Ruiz.

Durante el encuentro con los integrantes de esta iniciativa, Ruiz agradeció la labor realizada por Acansa y resaltó "el compromiso de estas familias cordobesas que cada año hacen posible la puesta en marcha de esta iniciativa, planteada en el marco de la solidaridad y la ayuda desinteresada con el fin de ofrecer unas vacaciones a estos menores que han nacido y viven en el desierto, en los Campamentos de Refugiados de Tinduf, Argelia".

Ruiz insistió en que "a través de este tipo de programas, la Diputación se suma a la construcción de un mundo más solidario, en el que cuestiones como la inmigración no sean un mero intercambio de cifras, sino que tomemos conciencia real de estos problemas y que trabajemos para eliminar desigualdades".

Además, destacó que "son muchos los motivos por los que cada uno de estos niños y niñas están aquí, entre ellos, cuestiones de salud, ya que su estancia en Córdoba los aleja del riguroso clima, además de prevenir y curar ciertas dolencias; y por razones de intercambio cultural y de justicia política, puesto que nos encontramos ante embajadores de la causa del pueblo saharaui, teniendo la oportunidad así de mostrarnos sus costumbres y su forma de vida".

El presidente de la Diputación hizo un alegato por las familias que hacen posible proyectos como éste, deseando también que "tanto las familias como los menores pasen un buen verano y que ojalá algún día este programa se pueda llamar Una vida en paz".

Mientras, la delegada de Igualdad y Cooperación al Desarrollo de la institución provincial, Ana Guijarro, señaló que "esta iniciativa de Acansa ayuda a que los menores pasen un verano lejos de las inclemencias del verano y puedan ser sometidos a alguna prueba médica". Guijarro resaltó también que "la Delegación de Cooperación al Desarrollo de la institución provincial está orgullosa de materializar este compromiso, por lo que agradecemos a todas las familias la generosidad demostrada".

Por su parte, el presidente de asociación Acansa, Tomás Pedregal, agradeció a la Diputación de Córdoba su compromiso con la asociación y aseguró que "es una alegría que ya se sumen 45 municipios a este proyecto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios