Los Pedroches

Los funcionarios del Ayuntamiento de Pozoblanco denuncian la "injerencia" del equipo de gobierno en sus funciones

  • La concejala de Personal defiende que solo se ha producido una "reorganización interna" de la plantilla

Ayuntamiento de Pozoblanco. Ayuntamiento de Pozoblanco.

Ayuntamiento de Pozoblanco. / Sánchez Ruiz

El personal funcionario del Ayuntamiento de Pozoblanco, casi en su totalidad, ha firmado un escrito dirigido al alcalde y a su equipo de gobierno, del PP, ante lo que consideran una injerencia en sus funciones, actitud que “viene provocando desde hace meses una grave lesión al ejercicio de nuestras funciones, y que por lo tanto podrían minar las condiciones de independencia e imparcialidad en que las mismas deben desenvolverse”, reza la introducción del escrito.

El texto, que ha sido firmado por la mayoría de funcionarios públicos, viene motivado por las declaraciones del alcalde, Santiago Cabello, en el pleno ordinario del mes de octubre, cuando el primer edil hizo referencia a la falta de comunicación y coordinación con un departamento municipal.

Estas manifestaciones públicas del alcalde han sido consideradas por los funcionarios como un “atentado, no ya al honor profesional de los trabajadores, sino a la dignidad del puesto que ocupan”. En la carta dirigida al alcalde y su equipo de gobierno, los funcionarios, que se ponen a su disposición para que esta situación se revierta y se reconduzca a la normalidad, reconocen que la labor del equipo de gobierno es la dirección de la administración local, si bien consideran que “debe hacerse conforme a los trámites previstos, con respeto a las competencias de los órganos administrativos llamados a desempeñarlas y a la labor de los funcionarios y empleados públicos encargados de la ordenación e instrucción de los asuntos en cuestión”.

Ante esta exposición de motivos, los funcionarios señalan tres cuestiones esenciales. Primero, que “el ejercicio de nuestras funciones públicas se está desarrollando con una perturbación de la independencia e imparcialidad por parte del equipo de gobierno, incompatible con el normal desarrollo de las mismas, hasta tal punto que resulta afectado el ejercicio y normal gestión de muchas de las competencias de esta administración”. Por lo que solicitan que se dote con los medios personales y estructurales con carácter de permanencia que hagan posible una adecuada y diligente tramitación administrativa, para así evitar reclamaciones de un funcionamiento anormal de la misma.

La segunda cuestión que exponen los funcionarios es la "sincera disposición" a reconducir la actual situación a unos términos de normalidad. De modo que las discrepancias que puedan surgir por parte del equipo de gobierno se diriman por los cauces adecuados, mediante las resoluciones administrativas correspondientes, “no mediante el reproche irrespetuoso o ataque personal a la labor del empleado público encargado de su tramitación”.

Concluye el escrito con la tercera cuestión referida a las declaraciones de la sesión plenaria del mes de octubre, en la que consideran que “se ha traspasado el límite de lo que podemos y debemos tolerar, por cuanto se atenta contra nuestra honorabilidad personal y profesional, y contra los cargos y funciones que desempeñamos”. En el caso de “no revertirse las referidas actuaciones, nos veremos en la obligación de proceder como en Derecho resulte más oportuno para conseguir el cese de tal situación, la remoción de sus efectos y la vuelta a la normalidad en el desempeño de nuestro trabajo”.

"No se está produciendo injerencia de ningún tipo"

La concejala de Personal de Pozoblanco, Inmaculada Reyes (PP), ha contestado que “no se está produciendo injerencia de ningún tipo en la labor de los funcionarios municipales”, sino que se está respetando y considerando su trabajo, que es muy necesario para el buen funcionamiento del Ayuntamiento de Pozoblanco, argumentando que ha sido “una simple reorganización interna para mejorar el servicio del Consistorio a los pozoalbenses”. También manifiesta la edil que “se ha respetado en todo momento a los trabajadores y funcionarios y se ha informado a la oposición de asuntos administrativos que deben de conocer, pues es necesario para su labor de fiscalización de la gestión municipal”.

Inmaculada Reyes también ha pedido que “cualquier debate interno sobre el Ayuntamiento se remita por los cauces establecidos”, a la vez que manifiesta “su entera disposición para mantener, como hasta el momento, tantas reuniones sean necesarias para mejorar la prestación de los servicios públicos municipales”.

La concejala dice seguir con sus puertas abiertas a todo el personal del Ayuntamiento que quiera solicitar algo o realizar cualquier consulta, pero también les pide que tengan “alturas de miras” con la situación actual en la que nos encontramos por la crisis económica y sanitaria ante la que “el equipo de gobierno seguirá adelante con la reorganización y el refuerzo de diversas áreas, con el fin de que el servicio público del Ayuntamiento y de los trabajadores sea el óptimo para los ciudadanos de Pozoblanco”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios