Provincia

Una feria con claro acento femenino

  • El Rectorado acoge un mercado de alimentos, cosmética y artesanía con la participación de decenas de empresarias de todos los puntos del país

Algunas de las empresarias charlan con una clienta. Algunas de las empresarias charlan con una clienta.

Algunas de las empresarias charlan con una clienta. / reportaje gráfico: juan ayala

La ecología y el feminismo son dos términos que se dieron cita ayer en la Feria de mujeres emprendedoras por la igualdad, un mercado que se celebró en el Rectorado de la Universidad de Córdoba (UCO) con motivo de la jornada El papel de las mujeres productoras y del medio rural en la futura Política Agraria Común. Procedentes de distintos lugares de España, decenas de mujeres empresarias se dieron cita en esta feria donde podían encontrarse productos de todo tipo, desde alimentos hasta cosmética, pasando por artesanía.

Precisamente de artesanía saben, y mucho, en la Asociación de Cesteros Tradicionales de Posadas, donde con sus manos crean casi cualquier recipiente con una gran materia prima, las varetas de los olivos. Con dos años a sus espaldas, desde esta organización reconocieron que las ventas no son muchas, pero el objetivo es mantener la tradición para que nunca se pierda. Aún así, de manera asidua organizan talleres a los que, aseguraron, acuden tanto jóvenes como mayores.

Desde Alcalá la Real se desplazaron Paqui Valverde y Antonia Martín. La primera regenta una quesería, Ibáñez y Valverde, dirigida por mujeres desde hace 25 años. De generación en generación, esta empresa jiennense ha elaborado quesos de todo tipo: fresco, mezcla, de oveja, de cabra... Por su parte, Antonia Martín cuenta con un alojamiento de turismo rural del que está a cargo desde hace 18 años. Esta empresaria apuntaba ayer durante la feria que el cortijo va bien y siempre recibe buenas críticas, lo que da buena cuenta de que otro de los sectores más importantes de la comunidad, como el turismo, marcha bien en manos de las mujeres.

El Cortijo Fuente Grande, en Vélez-Rubio (Almería) es otra de empresas de casi autoconsumo ecológico y diversificación. Ana y Alexandra son las mentes pensantes de este espacio que sirve como granja escuela para los más pequeños, de lugar de celebraciones, de sitio de educación ambiental y hasta para visitas culturales. Ana explicó que además cuentan con un proyecto colaborativo en el que la huerta es la clave de todo. Allí todo es ecológico y hasta la feria celebrada en el Rectorado llevaron algunos de sus productos porque la comida siempre triunfa.

También trajo alimentos la Asociación Agrele, de León, un grupo de agricultores y ganaderos ecológicos que, según palabras de una de sus integrantes (Encina) genera "convivencia y desarrollo en entornos rurales". Comida de todo tipo (siempre ecológica) y hasta cerveza fueron algunos de los productos que este grupo mostró en el mercado de mujeres empresarias. El objetivo de esta asociación es hacer llegar a las personas de su entorno todo aquello que produce, alimentos de primera calidad, cada uno de ellos situados en diferentes puntos de la provincia de León.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios