Subbética

El cierre perimetral da "otro mazazo más" a Lucena y al Sur de Córdoba

  • El alojamiento de los agentes comerciales salva a algún hotel porque el turismo es "cero"

  • El alcalde "acata" el confinamiento y confía en que el escenario sea más favorable a partir del 9 de noviembre

Calle El Peso, en Lucena. Calle El Peso, en Lucena.

Calle El Peso, en Lucena. / Juan Ayala.

Sin reponerse aún de las incisivas secuelas originadas por exacerbación de la pandemia en la segunda quincena de septiembre, los sectores de Lucena indisolublemente ligados a la movilidad de clientes, comensales y turistas se topan con otra parálisis, aún de mayor envergadura.

La resignación, el pesimismo y la discusión de algunas normas impuestas -ahora, por la Junta de Andalucía- emergen entre los comerciantes, los hosteleros y el segmento hotelero.

Al comienzo de este viernes, un cierre perimetral que afecta a todo el Sur de Córdoba impedirá los desplazamientos entre el interior y el exterior de Lucena, salvo por causas debidamente justificadas y de fuerza mayor. Lógicamente, entre ellas, no se reseña la asistencia a un bar, la pernoctación en el municipio para disfrutar de un fin de semana de turismo o la realización de compras prescindibles en las tiendas, bazares y otros establecimientos.

Con 352 positivos por 100.000 habitantes, lejos del millar que se rozó en la cuarta semana del mes pretérito, este promedio de referencia es inferior, en el municipio, en casi 150 puntos a la tasa del área sanitaria.

"Si hay que cerrar, que se cierre ya"

Desde el Centro Comercial Abierto, su presidente, Antonio Rabasco, sentencia que el encapsulamiento de Lucena comporta “otro mazazo más” para el tejido de pymes y autónomos que representa porque “no nos ha dado tiempo a reaccionar”. Rehúsa contradecir las resoluciones sanitarias adaptadas, aunque sí opina que podrían implementarse “de otra manera” y proponiendo “alternativas”.

“Somos los que más sufrimos y no se nos da solución”, insiste. Prefiere limitaciones de mayor contundencia y más concentradas en el tiempo que otras mesuradas y sistemáticamente prolongadas. “Si hay que cerrar que se cierre ya, no pasito a pasito”, apunta explícitamente. Es la fórmula que reclama para “salvar la Navidad”.

Advierte de que el 2021 “será terrible” si se alarga esta coyuntura hasta el final y el principio del año y remarca que muchos comerciantes “ya están arruinados”. Comprendiendo que “la salud es lo primero, aunque nos cueste el dinero”, no entiende que las restricciones “se den a cuentagotas”.

Más de un 50% se ha reducido la facturación de los bares y restaurantes de Lucena en las últimas semanas. En el lapso de prohibiciones más férreas en septiembre, la mayoría de las terrazas –ubicadas en plazas y paseos públicos- ya hubieron de cerrar a las once.

Unas pérdidas que “ahora se agravarán”, asegura Sergio Leiva, presidente de la asociación de hosteleros en la localidad. Sostiene que la evolución del virus no se mitiga adelantando a las 22:30 la hora máxima de actividad en sus negocios. “Está más que comprobado”, asevera.

Sobre el cierre perimetral, dice desconocer qué beneficios en la contención de la pandemia generará. A este colectivo le preocupa especialmente “las noches, sobre todo los fines de semana, perdemos gran parte del horario de venta”. En definitiva, nuevas acotaciones que surgen cuando empezaban a regresar vecinos de las localidades del entorno.

"El turismo es cero"

Antes del decreto del estado de alarma, el turismo ya se había desplomado “a cero, a la nada”, en Lucena, evidencia Sergio Astorga, gerente del grupo La Manzana de Adán y responsable del Hotel Los Bronces. El flujo constante y diario de agentes comerciales sostiene “funcionando bastante bien” este recinto. Una dinámica que expira los viernes porque, durante los fines de semana, “no hay nada, es caótico”.

Revea que algunos hoteles del entorno han optado por detener su operatividad y han derivado a sus huéspedes a este complejo ubicado en la carretera de Córdoba-Málaga.

El cierre perimetral, comenta Sergio Astorga, sí incrementa “la incertidumbre”, pero confía plenamente en continuar recibiendo a profesionales que, con la pertinente acreditación laboral, podrán seguir circulando por el territorio.

En un plano institucional, el alcalde, Juan Pérez (PSOE), asume el acuerdo de la Junta de Andalucía desde el “acatamiento”. Matiza que “no se está hablando de localidades concretas, sino que se habla de territorios, de comarcas, en este caso, concreto, del sur de Córdoba”.

Un zona geográfica, reconoce, que “atraviesa por situación difícil y requiere, en momentos puntuales, decisiones complejas y contundentes”. El principal deseo del regidor socialista es progresar hacia “un escenario mucho más amable el próximo día 9”, en principio jornada final del cierre perimetral, “y que podamos levantar el confinamiento”. Finalmente, manifiesta que “ahora mismo tiene que prevalecer la salud de las personas y esperar y desear que la economía se resienta lo menos posible”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios