Puerto del Calatraveño

El bipartidismo como forma de resistencia

  • En 16 municipios cordobeses, los vecinos solo tendrán la opción de votar al PSOE o al PP en las elecciones municipales, mientras que en otras localidades habrá hasta siete opciones

Una mujer elige una papeleta en un colegio electoral. Una mujer elige una papeleta en un colegio electoral.

Una mujer elige una papeleta en un colegio electoral. / El Día

Atrás quedaron las elecciones municipales en las que el símbolo del puño y la rosa se enfrentaba al de las gaviotas en los ayuntamientos de la provincia de Córdoba, con Izquierda Unida como invitado incómodo en un puñado de circunscripciones. Y es que el bipartidismo ha quedado barrido del mapa electoral y solo quedan 16 municipios en los que únicamente el PSOE y el PP medirán su fuerza en las urnas el próximo 26 de mayo, fecha en la que toca elegir alcalde. En los 61 restantes ayuntamientos cordobeses, las opciones son variopintas, multicolores.

El bipartidismo resiste, en su mayoría, en pequeñas localidades del Norte de la provincia –Alcaracejos, Conquista, Dos Torres, Pedroche, Torrecampo, Villanueva del Duque, Fuente La Lancha, La Granjuela, Valsequillo y Villanueva del Rey–, aunque también los hay en la zona Sur –Encinas Reales, Almedinilla, Monturque, Luque, Valenzuela y Zuheros–. En estos territorios, PSOE y PP aguantan a solas como una forma de resistencia más propia de otros tiempos. Sin Ciudadanos. Sin Podemos. Sin Vox. Y sin el largo listado de siglas independientes resultado del hartazgo ciudadano y de la reacción a una forma de hacer política que muchos se empeñan en superar.

En teoría, debiera verse como algo positivo este interés creciente por la política y esta irrupción de agrupaciones de electores y nuevas fuerzas políticas, aunque también hay que estar preparados para que los nuevos colores conviertan los ayuntamientos en entes fragmentados y de difícil gobierno en el caso de que haya que recurrir a los pactos, como parece que ocurrirá.

En la provincia hay ejemplos de todo. En Pozoblanco, el PP y la agrupación de electores En Positivo están a punto de cerrar un cogobierno de cuatro años que ha llevado la estabilidad a un municipio que en mandatos anteriores había protagonizado todo tipo de intrigas políticas, con algún esperpento muy sonado. En el Ayuntamiento de Córdoba, no se puede decir en cambio que la entente entre el PSOE, IU y la agrupación de electores Ganemos (fuera del gobierno, pero fundamental para sacar adelante los proyectos) haya sido muy fructífera, tal y como se quejan todo tipo de asociaciones, colectivos y entes profesionales.

Volviendo a las listas que este miércoles hacía públicas la junta electoral, por primera vez, en todas las ciudades de más de 20.000 habitantes y cabeceras de comarca entran en liza listas con nombres independientes. Ya hubo experiencias en las anteriores municipales, pero ahora no hay excepción. En Lucena, está Vecinos por Lucena (VxL), que encabeza el ya conocido Vicente Dalda; en Puente Genil, la lista de Podemos ampara una candidatura de 14 independientes, y en Montilla irrumpe Avancemos.

En Baena y Montoro, son dos exsocialistas de renombre quienes han canalizado el descontento ciudadano para liderar nuevos proyectos. En el primer caso, el histórico exalcalde Luis Moreno es el número uno de Independientes por Baena y Albendín (Iporba). Su más que probable regreso al Pleno puede provocar un auténtico seísmo en el PSOE, que nunca ha perdido la Alcaldía y que ve ahora cómo uno de sus maestros quiere moverle el sillón al pupilo Jesús Rojano.

En el caso de Montoro, el exconcejal José Romero encabeza la plancha de Unión Democrática Independiente Montoreña (UDIM), que también puede hacer daño a sus antiguos compañeros de bancada socialistas. La lista de Romero ya ha agitado la hasta ahora apacible vida política en la localidad del Alto Guadalquivir, hasta ahora tintada de rojo PSOE y que el próximo mayo deberá elegir entre siete opciones diferentes.

Y es que nunca el trabajo de la Junta Electoral en Córdoba había sido tan intenso en unas elecciones municipales. En 2015, ya fue titular que siete planchas pugnaran por lograr representantes en Aguilar, lo que se consideraba todo un récord. Cuatro años más tarde, son cuatro los municipios donde los vecinos tendrán tantas opciones para elegir alcalde: Priego de Córdoba, Montoro, Lucena y el ya citado caso de Aguilar. En otros seis ayuntamientos, se presentan seis planchas, por lo que los resultados de las próximas municipales son del todo imprevisibles.

Por cierto, que hoy también toca ir al colegio electoral. También es incierto lo que pueda ocurrir, aunque hay muchas posibilidades de que el entuerto aún no se haya resuelto el 26 de mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios