Subbética

El nuevo pliego de la ayuda a domicilio de Lucena contempla una subida salarial del 2,5%

  • Secretaría e Intervención mantiene su oposición técnica al documento y se prevén recursos de empresas del sector

  • IU responsabiliza a la "cobardía polítíca" del PSOE de la imposibilidad de municipalizar este servicio esencial

Trabajadores de la ayuda a domicilio, en la puerta del ayuntamiento en un acto de protesta Trabajadores de la ayuda a domicilio, en la puerta del ayuntamiento en un acto de protesta

Trabajadores de la ayuda a domicilio, en la puerta del ayuntamiento en un acto de protesta

Conclusiones internas divergentes y probables recursos de empresas del sector enmarañan la evolución administrativa del nuevo pliego de la ayuda a domicilio de Lucena. El equipo de gobierno socialista, PP y Ciudadanos han sumado sus votos y acuerdan emprender la licitación de esta cobertura social con un incremento salarial del 2,5%. Una controvertida modificación, causa de demoras, consideraciones jurídicas contrarias y alegaciones reiteradas.  

En una nueva sesión plenaria anclada al formato telemático, el Ayuntamiento reinicia un procedimiento dilatado durante más de un año. La prórroga forzosa aceptada por Servisar Servicios Sociales, actual concesionaria, comenzó en mayo del 2019; y, desde entonces, por tres veces, este asunto ha terminado desgajándose del orden del día de respectivos plenos.

El documento contractual validado despliega el aumento de los sueldos en dos ejercicios, aplicándose la mitad, es decir, un 1,25%, en la presente anualidad; cobrando efectividad íntegra a partir de enero del 2021. En el supuesto más optimistas, y francamente improbable, la adjudicación adquiriría vigor en unos cuatros meses.

La Junta de Andalucía, titular de esta cobertura social, abona, como máximo, 13 euros por hora. Las previsiones estiman en unos tres millones de euros anuales la aportación que libera la Administración autonómica vinculada directamente a la implementación de este recurso en Lucena.

Las condiciones ponderadas diferencian el precio de las horas ordinarias, estipuladas en 14,35 euros; y las festivas, valoradas en 16,39 euros. Este corrección al alza implica un suplemento municipal aproximadamente de 345.000 euros por año, aportación que objetan repetidamente los técnicos del Ayuntamiento.

El secretario, y así lo recordaba en el Pleno, advertía, en el último mes de febrero, que esta cláusula que premia la elevación de las nómina es contraria a la doctrina del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales. Paralelamente, la interventora sostiene que, al concernir a una competencia exclusiva, solo la Junta está facultada para financiar el servicio. Además, añadía que la última cuantificación “no ha sido recalculada y no se sabe cuánto supondrá para el Ayuntamiento”.

El pliego no afianza la estabilidad laboral

Por lo demás, se eliminan los epígrafes relativos a la estabilidad laboral y al descanso de quince minutos por cada cuatro horas de trabajo –solicitado por las auxiliares-, acatando las tesis, en este caso sí, del secretario, y las sesiones de fisioterapia y psicología, que reciben las auxiliares, adquieren un carácter acumulativo.

Desde Izquierda Unida, única formación que se posicionó en contra del pliego definitivo, su portavoz, Miguel Villa, reafirmó que “la gestión directa es la mayor garantía de entender que el servicio se presta en condiciones de calidad” y achacó a la “cobardía política” del PSOE que, finalmente, “perdamos todos” porque se “beneficia un tercero”. Villa matizó que si se municipalizara el servicio “es perfectamente legal” que la plantilla evolucione a “indefinida no fija”.

Araceli García, edil de Ciudadanos, reivindicó “la valentía” de su formación por conferir viabilidad al incremento de los emolumentos, afeándole al gobierno municipal que actúe “deprisa y corriendo, después de año y medio de retraso”. Vox justificaba su abstención porque “la asociación estatal de entidades de servicios de atención a domicilio va a recurrir el pliego sí o sí” y su portavoz, Antonio Hidalgo, también aludía a los obstáculos que representan las resoluciones judiciales de los órganos administrativos acerca del “criterio de adjudicación de subida salarial”.

El Partido Popular alabó “el talante y la capacidad de diálogo”, del alcalde, Juan Pérez. En cambio, Francis Aguilar, portavoz popular, le reprochaba a la concejala de Servicios Sociales, Carmen Gallardo su cambio de teoría ya que “en anteriores propuestas no venía este criterio y ahora sí viene la subida”. Los populares “siempre” han abogado por esta opción.

En su turno de palabra, Gallardo (PSOE) agradeció “el apoyo” de Ciudadanos y, también, de Vox, al “pelear y consensuar” el pliego. Apeló a la Ley de Contratos del Sector Público para fundamentar “un precio adecuado para el efectivo cumplimiento del contrato” y, replicando a IU, dijo que, en el equipo de gobierno ha imperado “la sensatez” al conducir “las riendas del asunto” y evitar que “183 trabajadoras vayan a la calle” si se implantara la municipalización de la ayuda a domicilio.

Instan a la Junta a elevar el precio/hora

En otro punto del orden del día, los distintos grupos respaldaban la moción formulada por el Partido Popular y que plantea instar a la Junta a incrementar el precio/hora que rige actualmente hasta cubrir el coste salarial asociado al convenio colectivo.

Los populares califican de imprescindible revisar y actualizar la cantidad a fin de conseguir una elevación en las nóminas que consideran justa y necesaria para lograr políticas de dignificación de las condiciones laborales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios