Subbética

La asociación lucentina Enea participa en un proyecto nacional contra la basuraleza

  • Este colectivo organiza rutas para limpiar El Cascajar y la Sierra de Aras y reforestaciones en las zonas húmedas del sur de Córdoba

Componentes del colectivo medioambiental Enea. Componentes del colectivo medioambiental Enea.

Componentes del colectivo medioambiental Enea. / El Día

Actuar contra la basuraleza implica proteger el medioambiente y oponerse a sus consecuencias, estriba en legar a los siguientes habitantes del espacio común un medio natural vivo y puro. Un fin que se nutre de la educación ambiental, la concienciación social y la conservación de los ecosistemas.

La asociación lucentina Enea, fundada en 2015 y que ha persuadido a más de 800 personas en sus múltiples actividades, obtiene la acreditación del proyecto Libera, impulsado por Ecoembes y SEO/Birdlife, una iniciativa nacional que selecciona a 80 colectivos en un programa de pedagogía sobre nuestros ecosistemas. Enea percibe 1.500 euros y enseñanzas basadas en el asesoramiento y al formación.

El conocimiento, la prevención y la participación son los principios que estructuran y cimentan esta acción, originada en la voluntad de eliminar la suciedad y los desperdicios de los paisajes campestres y rurales.

A partir de este diciembre, y durante los siguientes meses, Enea ha planificado un calendario de propuestas que enumera recogida y clasificación de residuos; instalación de paneles informativos; y reforestaciones y salidas por las zonas húmedas del sur de Córdoba y otros entornos del término municipal de Lucena.

En primer lugar, este domingo día 6, se desarrolla en El Cascajar, antiguo parque lucentino, una etapa de la campaña, desplegada en el conjunto de España, titulada ‘1 m² por la naturaleza’. Una semana después, también en jornada dominical, la ruta se repite en la Sierra de Aras.

Conformada por 60 socios, Enea reproduce una petición, dirigida al Ayuntamiento “por ser la más cercana”, y a otras administraciones competentes, de mayor implicación “y con más contundencia y responsabilidad en la conservación del medioambiente”.

Desde esta asociación afirman que la receptibilidad a sus postulados es ascendente entre la ciudadanía y, por ello, “exigen” a los políticos y a las administraciones que “actúen”.

Enlazan la preservación de la naturaleza con la salud porque “la calidad del agua, el aire o el suelo son esenciales para la vida y la alimentación”, razonan. Y, en una misma tesis, alargan esta cadena con la economía y el turismo ya que “dependen directamente de la conservación de la naturaleza como atractivo”.

Únicamente el propio bienestar y el beneficio individual, infieren, suponen motivos de enjundia para “preocuparse por estas cuestiones” y si el planteamiento es más ambicioso y extenso “lo deberíamos hacer por las generaciones futuras”. Finalmente, citan el término “patrimonio natural” al acentuar la relevancia perenne de sus argumentos y reflexiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios