Subbética

Las ampas de Lucena reclaman a la Junta más "medios" contra el frío y el coronavirus

  • Sabañones en las orejas y en las manos de numerosos alumnos por el frío que penetra por las ventanas de las aulas

  • Centros educativos y ampas costean la adquisición de medidores de CO2 en el aire o pantallas protectoras de policarbonato

Fachada del colegio Barahona de Soto, de Lucena. Fachada del colegio Barahona de Soto, de Lucena.

Fachada del colegio Barahona de Soto, de Lucena. / M. González

Los propios centros educativos, con las partidas económicas ordinarias, y las asociaciones de madres y padres de alumnos (ampas) sufragan en Lucena la adquisición de artilugios o materiales adecuados en la minoración de las incomodidades y los riesgos que provocan simultáneamente el afilado frío y la inacabable pandemia.

Descartados los purificadores de filtros Hepa por el rechazo de las instituciones públicas y el inasumible coste de los dispositivos con efectividad probada y segura, equipos directivos y asociaciones de padres prueban tanto medidores de CO2, unos elementos que evalúan la calidad del aire; como unas pantallas de policarbonato que mitigan el impacto del frío en los alumnos ubicados en las zona más cercanas a las ventanas.

Desde Surco, la federación de ampas de Lucena y las aldeas, reclaman a la consejería de Educación “más instrucciones”, y de mayor concisión, e incrementar los “medios” económicos y tangibles aportados a los colegios e institutos puesto que “no contamos con ningún apoyo ni solución”.

Los abrigos o chaquetones, guantes y gorros arropan, de principio a fin de la jornada lectiva, a los escolares de las aulas que soportan unos niveles de temperatura inferiores; normalmente, aquellas situadas en los sectores más sombríos.

El “sentido común” de los docentes, expone Juan Luque, presidente de Surco, determina los intervalos de apertura de las ventanas al objeto de airear las aulas y rebajar la peligrosidad del coronavirus.

Los imponderables atmosféricos y el ataque de la emergencia sanitaria, en sincrónico auge, causan, asegura Luque, “sabañones”, sobre todo en las orejas y en las manos, de numerosos alumnos. La ventilación natural y cruzada, entre ventanas, puertas y pasillos, es el único remedio autorizado y aportado desde Educación contra la amenaza de los contagios.

Los cierres de aulas en Lucena son mínimos

Fuentes municipales confirman que los casos de covid-19 en las clases de Lucena son mínimos y todos ellos originados fuera de los recintos educativos. El primer trimestre transcurrió sin graves incidencias y únicamente se ordenaron cierres de aulas aislados, fundamentalmente en guarderías y clases de infantil, donde los menores conviven sin mascarillas. En cursos superiores, Salud opta por limitar el confinamiento a los alumnos ubicados en una zona más cercana al contagiado.

El Ayuntamiento ha dotado de calefactores a aquellos colegios que utilizaban aire acondicionado como climatización, unos aparatos desaconsejados mientras persista el covid-19. Además, una plantilla de 18 limpiadoras presta servicio permanente en estos centros y desinfecciones periódicas higienizan los edificios, zonas comunes y patios.

La reivindicación de la bajada de la ratio es otra demanda perpetua entre la comunidad escolar. Juan Luque expone que “el aire estaría más limpio” si se reduje el número de personas congregadas en un mismo espacio y opina que el envío de un profesor encargado del protocolo covid-19 es insuficiente.

Los conserjes encienden la calefacción de los complejos educativos en torno a las siete de la mañana, con el propósito de conseguir un ambiente caldeado antes de la entrada de los estudiantes y previamente a que que comience a adentrarse el frío progresivamente. Las calderas continúan funcionando de manera interrumpida hasta la tarde.

Surco manifiesta “mucha preocupación” por un arduo escenario que combina elevación de los positivos en la localidad –con una tasa ya superior a los 500- y temperaturas con valores negativos e insiste en calificar de “escasas” las “medidas” determinadas por la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios