Puente genil

Tráfico detecta más de 30 positivos en alcohol durante la última campaña

  • La Guardia Civil investiga a un hombre que quintuplicaba la tasa e iba más lento de lo normal

Agentes de tráfico de la Guardia Civil, durante una de las campañas de control. Agentes de tráfico de la Guardia Civil, durante una de las campañas de control.

Agentes de tráfico de la Guardia Civil, durante una de las campañas de control. / el día

La Guardia Civil ha detectado 31 positivos en alcohol -uno de ellos quintuplicaba la tasa- y una decena en drogas durante una campaña realizada entre el 4 y el 10 de junio. Según informó ayer el Instituto Armado, se trata de una campaña especial de intensificación de la vigilancia y concienciación sobre el riesgo que supone el consumo de estas sustancias en la conducción. Durante el citado periodo, los agentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Córdoba intensificaron los controles sobre este factor de riesgo causante, recordó, de un tercio de los siniestros mortales en carretera.

Con el objetivo de disuadir del consumo de estas sustancias, la Guardia Civil ha realizado más de 5.700 pruebas, durante las cuales se detectaron a 31 conductores que circulaban bajo los efectos del alcohol y diez que hacían lo mismo bajo los efectos de drogas. El Instituto Armado detalló que se han detectado los casos más destacados en las proximidades de Puente Genil y Córdoba capital.

El primero de esos incidentes de especial relevancia se produjo en la noche del viernes 8 al sábado 9, cuando un turismo de alta gama, tras hacer caso omiso a las señales de los agentes, eludió un control situado entre las localidades de Herrera (Sevilla) y Puente Genil, con riesgo de atropello para los agentes. El vehículo fue interceptado a pocos kilómetros del lugar y los agentes detuvieron al conductor, investigado por conducir bajo "la notable" influencia de drogas (cocaína y anfetaminas) y hacerlo además "con temeridad manifiesta". El conductor, de 34 años y vecino de la Roda de Andalucía (Sevilla), podría enfrentarse a penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a un año.

El segundo caso destacado por la Guardia Civil se produjo en la mañana del sábado, cuando una patrulla observó, a la altura del kilómetro 411 sentido Sevilla de la autovía A-4, cómo delante de ellos circulaba un vehículo por el carril izquierdo de la autovía a una velocidad reducida (a unos 40 kilómetros por hora). Los agentes le dieron el alto al conductor que se encontraba bajo la influencia del alcohol. La prueba de alcoholemia arrojó un resultado final de 1,35 miligramos por litro, una tasa cinco veces superior a la permitida. Además, detalló el Instituto Armado, el hombre, de 47 años, carecía de permiso de conducir porque nunca se lo había sacado. El conductor, natural y vecino de Valladolid, tenía varios antecedentes entre los que figuraban algunos contra la seguridad vial en distintas fechas. Por estos hechos, el investigado podría enfrentarse a dos penas de prisión de tres a seis meses, de multa de seis a dos años o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 y uno a 90 días, además de la privación de conducir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios