Vega del Guadalquivir

Muere el hombre detenido por matar a su exmujer en Posadas tras dos días en la UCI

  • El individuo se había disparado tras el crimen y estaba ingresado en el Reina Sofía

La Guardia Civil acordona el escenario del crimen. La Guardia Civil acordona el escenario del crimen.

La Guardia Civil acordona el escenario del crimen. / Juan Ayala

El vecino de Posadas que el lunes por la mañana asesinó supuestamente a su exmujer con un arma blanca ha fallecido esta madrugada en el Hospital Universitario Reina Sofía, donde permanecía en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) tras dispararse tras el crimen.

Fuentes sanitarias han confirmado que el arrestado ha muerto esta madrugada en el complejo sanitario cordobés, donde permanecía ingresado con heridas muy graves.

El suceso se produjo el lunes por la mañana y provocó una profunda consternación en el municipio de la Vega del Guadalquivir, unos días antes de la celebración del 8-M, Día de la Mujer. Las reacciones de condolencia y condena se han sucedido desde entonces.

La víctima y el presunto agresor, de 66 años, se conocían de siempre. Habían compartido matrimonio durante décadas, fruto del cual habían tenido dos hijos, ya independientes, y ahora disfrutaban de sus nietos. La convivencia, sin embargo, había empeorado hasta el punto de que, durante un tiempo, hicieron vida prácticamente separada, uno en cada planta de la vivienda. Hasta que ella decidió dar el paso y pidió firmar el divorcio.

Fruto del pleito, el juez le atribuyó a él la vivienda familiar y la víctima, que había rehecho su vida, alquiló un piso junto a su nueva pareja. El agresor había llamado a su exmujer para que a mediodía pasara por la casa para terminar de recoger su ropa y sus objetos personales.

Acompañada de su hermana y de una amiga, acudió a la cita con su exmarido, aunque lo que ocurrió en el número 19 de la calle Córdoba a partir de ese momento es confuso. Hay quien cuenta que las acompañantes estaban también dentro del domicilio cuando se produjo la agresión mortal con un arma blanca, y otros vecinos hablan de que ella habría entrado mientras las otras esperaban fuera.

Los gritos desgarrados de la hermana de ella resonaron de pronto en la calle Córdoba: “La han matado, la han matado”. Atrincherado al otro lado de la puerta, el presunto agresor respondió disparándose en la cabeza a las llamadas de la Guardia Civil. Tras recibir asistencia sanitaria, fue trasladado en estado muy grave al Hospital Universitario Reina Sofía en una ambulancia escoltada por un furgón policial. El individuo ha fallecido en la mañana de este miércoles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios