lucena

Medio centenar de efectivos trabaja para solventar los daños causados por el agua

  • El arroyo El Horcajo se desbordó y provocó el corte de la carretera A-3132 hacia las Navas del Selpillar

  • La intensa lluvia inundó el puente de Cabra y el camino de Torremolinos

Un muro derribado en el camino Torremolinos. Un muro derribado en el camino Torremolinos.

Un muro derribado en el camino Torremolinos. / Reportaje gráfico: r. Alcántara

La intensa lluvia que cayó el pasado domingo en Lucena provocó numerosos daños materiales en distintos puntos de la ciudad. En su recuperación han trabajado desde entonces más de medio centenar de efectivos. La del domingo fue una lluvia que sorprendió a la localidad y que golpeó tan fuerte las ventanas que los lucentinos, móvil en mano, quisieron grabar y compartir en redes sociales el fenómeno. La precipitación, acompañada de tormenta, dejó entre 50 y 60 litros por metro cuadrado en Lucena en poco espacio de tiempo, pero que "no provocó daños graves o personales gracias a la rápida actuación de los servicios de emergencia", según señaló ayer el alcalde de Lucena, Juan Pérez (PSOE).

El primer edil destacó que "no se han producido daños personales y los materiales no han sido cuantiosos". Así, los servicios operativos, en colaboración con agentes de la Policía Local y bomberos de Lucena y de municipios vecinos (Priego de Córdoba, Puente Genil y Montilla), combatieron los daños ocasionados desde el primer momento y gracias a su actuación la mayor parte de las incidencias se pudieron ir solucionando horas después de la tromba de agua. Alrededor de 21 agentes, 18 bomberos y unos 20 servicios operativos trabajaron para reparar los daños ocasionados por la tormenta eléctrica con la mayor brevedad posible.

Bomberos de Priego, Puente Genil y Montilla y la Policía Local participan en las labores

Acompañado por los coordinadores del Plan de Emergencia del domingo, el concejal de Servicios Operativos, José Cantizani, el concejal de Seguridad Ciudadana, Francisco Adame y el inspector jefe de la Policía Local, Rafael Blancar, el alcalde visitó algunas de las zonas más dañadas por la precipitación y explicó que, durante la tarde, "se produjeron alrededor de una decena de incidencias, aunque la mayoría de ellas fueron subsanadas unas horas más tarde".

La acumulación de agua ocasionó el levantamiento del asfalto en la avenida de la Guardia Civil y la calle Azalea, así como el hundimiento del acerado en la calle Martín Hurtado y La Calzada. También se produjo la inundación del puente de Córdoba, lo que provocó que un vehículo se quedara atrapado en la balsa de agua y la rotura de la valla perimetral del parque canino situado en la entrada a la ciudad.

En cuanto a los caminos municipales, el más afectado ha sido el tramo desde las Peñuelas hasta el Punto Limpio, de manera que solamente se puede acceder a través del bulevar Los Santos, donde ya se han limpiado las zonas afectadas por la tromba. Del mismo modo, también fue necesario desalojar a los residentes de El Sauce, que fueron trasladados al hostal Mariceli, y a varios invitados de una comunión en la calle Los Claveles.

La lluvia también provocó que varios sótanos quedaran anegados por la zona de Quiebracarretas, al igual que el patio de la Jefatura de la Policía Local. Otra de las consecuencias de la intensidad de la tormenta fue el desplazamiento de cornisas en las calles Jaime y El Álamo, y la caída de árboles en el Recinto ferial. En lo referente al tráfico, hubo dos puntos de especial dificultad ya que el Arroyo el Horcajo se desbordó y provocó el corte de la carretera A-3132 hacia las Navas del Selpillar. Además, se cerró el acceso por la carretera de Puente Genil (CO-763) hasta las 22:00, hora en la que quedó abierta de nuevo para la circulación de vehículos. La carretera del Calvario también resultó afectada por la tormenta con acumulación de agua y de barro, y se registraron inundaciones en el puente de Cabra y el camino de Torremolinos, donde se produjo el desplazamiento del muro de una empresa de albarizas.

Para el resto de la semana, la Agencia Estatal de Meteorología prevé que el riesgo de precipitaciones sea inferior al 50%, excepto el jueves, jornada en la que se llega al 80% de probabilidades, con una estimación de temperatura que oscila entre los 13 grados de mínima y los 23 de máxima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios