Subbética

El PSOE logra en Lucena el apoyo de Cs y PP en la aprobación de unos presupuestos de 44,5 millones

Carmen Burgos y Juan Pérez. Carmen Burgos y Juan Pérez.

Carmen Burgos y Juan Pérez. / M. González

La recuperación de la gestión directa de la tasa del agua, a partir del próximo julio –precisamente una de las demandas reiteradas de Izquierda Unida- origina el mínimo descenso -de algo menos de un 1,5%- en el cómputo global del presupuesto para 2021 del Ayuntamiento de Lucena, cuantificado en 44,5 millones, y sustentado en un acuerdo sellado entre el equipo de gobierno socialista y Ciudadanos. Una sesión extraordinaria, dos jornadas antes del final del año, ha ratificado las segundas cuentas del ciclo corporativo, respaldadas, a última hora, por el Partido Popular, después de unas conversaciones culminadas minutos antes del Pleno. IU reculaba, finalmente, y elegía la abstención y Vox se posicionaba en contra. 

En consecuencia, el PSOE logra acaparar el apoyo de 18 de los 21 ediles de la Corporación y únicamente se apartan de esta triple concordancia los dos ediles de Vox y, con menos énfasis, el representante de Izquierda Unida.

El capítulo de personal traza un aumento del 4,94%, traducido en 955.000 euros, evolución resultante de la generación de 40 nuevas plazas y una subida salarial del 0,9%.

El apartado de inversiones, perfilado desde una “prudencia” condicionada por la pandemia, capta una partida similar a la soportada en el presente ejercicio, en total, 5,3 millones. Sobresalen el montante de 600.000 vinculado a la fase 3 de la renovación de la infraestructura de saneamiento de Quiebracarretas; 270.000 reservados a las instalaciones eléctricas; y 600.000 más derivados a la remodelación integral de calles y vías públicas.

Los socialistas cimentan su alteración en su rumbo político en la aspiración de intensificar “la pluralidad” de la previsión económica, “en un escenario totalmente diferente al que se presentaba al final de 2019”. El PSOE pactó con IU tanto la investidura de Juan Pérez hace año y medio –también en 2015- como el documento financiero validado hace doce meses. La exclusividad requerida por Izquierda Unida ha impedido la prolongación de esta sintonía porque, señala Pérez, la coyuntura obliga a “abrir el presupuesto a la participación de los grupos políticos” y a “aunar esfuerzos”, predisposición y método, recuerda, implementada desde el comienzo de la emergencia del coronavirus para fraguar decisiones desde el “consenso”. 

Un viraje significativo y sintomático en el tablero político local -la alianza, en primera instancia, con Cs y la armonía concretada con el PP-  que, apuntan desde el gobierno municipal, es compatible con la inserción de “multitud de propuestas” de IU – si bien con diferentes grados de dotaciones- ya que, acentúa Juan Pérez, “compartimos puntos de vista presupuestarios e ideológico”. Entre estas pretensiones análogas, aparecen la reconstrucción de las conducciones hidráulicas desde Zambra; los aparcamientos en el subsuelo de las Bodegas Víbora; el remozamiento del Mercado de Abastos; la insistencia en el transporte gratuito; la rehabilitación del centro olivino de Las Navas del Selpillar; o la modificación del acuerdo marco; aparte de las mencionadas intervenciones en el saneamiento de los sectores oeste y centro y la restitución del cobro directo del suministro del agua. Coincidencias que, en los minutos finales, suavizaban la negativa de IU.

Negociaciones con todos los grupos políticos

Desde el equipo de gobierno aseveran que han entablado negociaciones con “todos los grupos políticos”, incluido Vox, y expresan que las contribuciones de las diferentes opciones políticas “dotan de más capacidad de innovación y gestión pública, enriqueciéndolo al presupuesto”.

Un programa plurianual favorece varias intervenciones de particular dimensión, conjugándose, estos gastos que “generan riqueza y empleo”, apunta la concejala de Hacienda, Carmen Burgos, con “el marcado carácter social” que impregna y articula las estimaciones de ingresos y desembolsos, apostilla el regidor socialista.

La supresión de la regla de gasto posibilita suscribir un préstamo de 2,7 millones, cantidad, a su vez, empleada en la propulsión de las inversiones. Este crédito implica un ascenso, de más de 800.000 euros de la deuda viva, fijada en 12,2 millones al término de la anualidad 2021. En cambio, el nivel de endeudamiento se contrae al 30%, en un balance "equilibrado".

Una proyección hasta 2023

La “flexibilidad” constituye otro rasgo imprescindible ante la eventualidad de atender, “adaptándose”, a las carencias y debilidades que continúe causando la crisis sanitaria, económica y social. La consignación orgánica del área de Servicios Sociales presume una elevación de 650.000 euros, tasándose en unos 4,7 millones. Resalta la imputación de un 15% complementario al coste del servicio de la ayuda a domicilio. Los diferentes planes de ayuda, subvenciones y estímulos a emprendedores, comerciantes, empresarios, artesanos, hosteleros o feriantes suman 1,5 millones.

La consecución de una ciudad “más próspera, accesible, igualitaria, europea y cultural” supone la conclusión impresa por el gobierno local socialista como corolario de este guion del curso 2021 cuya proyección se alarga hasta el final del mandato, en sintonía temporal con los Fondos Edusi, la agenda 2030 y el Segundo Plan Estratégico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios