la carlota

Hermanos a 2.400 kilómetros

  • La villa de Konzell, punto de partida de colonos en el siglo XIX, dedica una plaza a la localidad cordobesa

El regidor carloteño firma en el libro de honor de la villa germana. El regidor carloteño firma en el libro de honor de la villa germana.

El regidor carloteño firma en el libro de honor de la villa germana. / el día

Una distancia de 2.400 kilómetros, casi 24 horas de viaje en coche, separan La Carlota de la localidad alemana de Konzell, un municipio de apenas 1.800 vecinos del estado de Baviera. Aunque, desde esta semana, ambas localidades se encuentran más cerca que nunca. El alcalde carloteño, Antonio Granados (PSOE), y una delegación de unos 40 vecinos han participado en la inauguración de la plaza de La Carlota, con la que la villa germana, con su alcalde a la cabeza, Frinchs Fuchs, han querido afianzar el hermanamiento que conmemora los 250 años de historia de los municipios de colonización. "El lazo de unión se encuentra en uno de vuestros vecinos, Johann Kaspar Thürriegel, que ha pasado a ser parte de nuestra historia, pues fue el principal asentista que condujo a 6.000 colonos europeos hasta nuestras tierras y, por tanto, es uno de los responsables del nacimiento de La Carlota en el siglo XIX, cuando reinaba Carlos III", relató Granados.

"El espíritu del proyecto de las Nuevas Poblaciones de 1767 fue crear un nuevo modelo de sociedad, realizando una transformación social y económica, con la influencia de la Ilustración, para contar con un territorio más desarrollado, más progresista e innovador", recordó el edil durante la inauguración de La Carlota Platzes. "Y los colonos centroeuropeos fueron protagonistas en este proceso", dijo.

En este sentido, Granados indicó que el hermanamiento La Carlota-Konzell se ha hecho en "honor a todo este proceso que ha vivido nuestro pueblo durante sus 250 años de historia, una alianza entre dos municipios de dos países europeos para seguir creciendo hacia un futuro mejor, con el desarrollo conjunto de iniciativas históricas, culturales, educativas, sociales, turísticas, económicas, deportivas, de conocimiento o de investigación". "Nuestro camino común se inició hace 250 años con Thürriegel, y ahora hemos emprendido una nueva ruta y a partir de este momento tenemos que seguir con el nuevo rumbo", subrayó.

"El hermanamiento es la base que sustentará nuestro futuro y cumple el objetivo de seguir buscando nuevas formas de pensar y culturas para seguir creciendo", en palabras del alcalde bávaro. "En estos tiempos en los que hay personas inseguras, tenemos que encontrar lo que nos une y nos fortalece entre pueblos. Esta unión fortalece la idea europea, concepto que ha permitido décadas de paz y amistad", destacó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios