Diputación de Córdoba

El Pleno descarta reprobar al presidente por el caso de la Fundación Guadalquivir

  • El PP se queda solo en la petición de dimisión de la responsable del IPBS

Protesta de los afectados de iDental y de los bomberos. Protesta de los afectados de iDental y de los bomberos.

Protesta de los afectados de iDental y de los bomberos. / El Día

El escándalo de la Fundación Guadalquivir ha vuelto a protagonizar el Pleno de la Diputación de Córdoba. Tras varias semanas con nuevas revelaciones por parte del PP -la ayuda concedida por el Instituto Provincial de Bienestar Social habría servido para contratar al hijo del ex alcalde de Luque, del PSOE-, la polémica ha regresado a la sesión ordinaria del mes de noviembre.

Y lo ha hecho, de nuevo, mediante una proposición presentada por el grupo popular que demandaba al Pleno la reprobación del presidente, Antonio Ruiz, por "amparar la diferencia de trato" a la fundación "respecto al resto de colectivos y entidades locales". También ha exigido la dimisión como diputada provincial de la presidenta del IPBS, Felisa Cañete, "por su grado de responsabilidad y parcialidad en toda la tramitación del expediente". Ninguna de las medidas, sin embargo, ha salido adelante.

La diputada del PP María Jesús Botella ha recordado que la Fundación Guadalquivir Futuro "no ha podido justificar la utilización de los 40.000 euros" para la ejecución de un proyecto de inserción sociolaboral en el Distrito Sur de Córdoba capital y ha considerado como "cierto" que a dicha entidad "pertenecen miembros estrechamente relacionados con el PSOE". También ha censurado que "ha recibido un trato diferenciado en cuanto a las prórrogas concedidas para justificar gastos y aportar documentación en relación al resto de colectivos y entidades locales en la tramitación de su expediente de reintegro".

La fundación fue beneficiada en 2016 de una subvención de 40.000 euros, "la más importante concedida aquel año, y con diferencia, ya que la siguiente fue de 20.000 euros", ha insistido la popular. El 24 de mayo de aquel mismo año se firmó el convenio con la entidad y los efectos serían desde abril, cuando "dicha entidad ya se encontraba inmersa en una investigación por posible caso de corrupción".

Según el PP, "han sido dos años y medio en los que la institución provincial ha estado relacionada con una entidad investigada, condenada y sancionada por fraude en la gestión de ayudas públicas en programas dirigidos a personas desempleadas". Durante este tiempo, ha defendido el grupo popular, "fueron muchas y de muy diversa índole las peticiones a los responsables políticos de una actuación transparente que alejara de la Diputación de Córdoba polémicas sobre una imagen intachable desde un punto de vista profesional".

Abstención de IU, Ganemos y Cs

La portavoz de Ganemos, María Ángeles Aguilera, ha denunciado la "sensación de bochorno" que le provoca el caso, aunque ha lamentado que se utilice la situación de manera "electoralista", por lo que se ha abstenido. La diputada de IU Ana Guijarro ha dicho por su parte que el consejo rector del IPBS "podía haber actuado de otra manera", aunque ha defendido que no considera "legítima" la solicitud de dimisión de Cañete, que no ha acudido a la sesión por encontrarse de permiso por maternidad. Se ha abstenido también el diputado de Ciudadanos, José Luis Vilches, que ha censurado una "cierta negligencia" en el seguimiento de la ayuda.

La portavoz del PSOE, Ana María Carrillo, ha defendido por último que el equipo de gobierno "ha actuado según a la ley, con rigor y seguridad jurídica", y ha dicho que se encuentran "muy tranquilos" por la gestión realizada desde que el escándalo salió a la luz. Carrillo ha insistido en que la corporación inició en su momento un expediente "de reintegro total" y en que "no es la única subvención de 40.000 euros" que la institución ha concedido y ha puesto como ejemplo otras que coincidió el PP cuando gobernaba".

"¿De qué quieren que hablemos en campaña?", ha cuestionado Botella al cierre de las intervenciones, y ha considerado pertinente que el debate sobre la "decencia" en las instituciones se haga en cualquier momento. La diputada ha reprochado además al resto de los grupos del pleno que "cierren filas" con el PSOE y ha insistido en la "corruptela" para contratar al hijo del ex regidor de Luque. "Preferimos ser cansinos a ser indecentes", ha insistido tras recordar que han solicitado información en 15 ocasiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios