villanueva de córdoba

Desafío romero a la lluvia inicial

  • La Virgen de Luna permanecerá en la iglesia jarota de San Miguel hasta el próximo mes de octubre

Un momento de la romería, ayer en la salida de la Virgen. Un momento de la romería, ayer en la salida de la Virgen.

Un momento de la romería, ayer en la salida de la Virgen. / sánchez ruiz

La Virgen de Luna llegó ayer al anochecer a Villanueva de Córdoba después de recorrer los diez kilómetros que median entre el santuario de la Jara y el municipio jarote, en la tradicional romería del Lunes de Pentecostés después de que el pasado domingo la cofradía de Pozoblanco condujera la imagen hasta la dehesa tras cuatro meses de permanencia en la iglesia de Santa Catalina. Esta devoción compartida tiene su punto de encuentro en un enclave privilegiado, marcado por un paisaje de denso encinar, al que los jarotes fueron llegando a lo largo de la mañana para disfrutar de una jornada más fresca de lo habitual y con amenaza de lluvia, que se hizo efectiva poco después de salir la Virgen hacia la localidad.

La alcaldesa de Villanueva de Córdoba, Dolores Sánchez, destacó que el balance de la Feria Chica y de la Romería ha sido "muy positivo, pese a que las inclemencias del tiempo han afectado a las celebraciones". De hecho, en la noche del domingo, según explicó la alcaldesa, el tradicional Rosario de las Antorchas tuvo que celebrarse dentro de la ermita porque estuvo lloviendo.

La Virgen de Luna partió justo a las 16:30 hacia Villanueva de Córdoba y su llegada a la zona del Regajito, donde tuvo lugar la recepción oficial y el encuentro con el patrón San Miguel se produjo pasadas las 21:00, según explicó el presidente de la cofradía, Pedro Cañuelo. Poco antes de que comenzara la romería, Cañuelo reconoció que a primera hora de la tarde "hace buen tiempo y la gente está disfrutando de un magnífico día de romería". Sin embargo, sobre las 16:45, cuando la Virgen apenas había recorrido un kilómetro comenzó a llover de firme, por lo que la imagen se cubrió con una capota. Según lo previsto, desde el Regajito, la comitiva partió hacia la iglesia de San Miguel, donde toda la localidad y una función de fuegos artificiales recibieron a la Virgen, que permanecerá en Villanueva de Córdoba hasta primeros de octubre, cuando regresará de nuevo al santuario en espera de que Pozoblanco cierre el ciclo con su romería de febrero.

El próximo domingo tendrá lugar la procesión de bienvenida, una celebración que contará con la presencia de los Danzantes de San Benito de Obejo, que interpretarán la singular Bachimachía, un baile ancestral que se lleva como hecho excepcional a Villanueva de Córdoba debido a la tradicional vinculación de las devociones de la Virgen de Luna con la de San Benito.

La romería de la Virgen de Luna de Villanueva de Córdoba ha tenido un intenso fin de semana festivo que comenzó el pasado viernes por la noche con la apertura de la denominada Feria Chica, que cada vez tiene más dimensión y aceptación entre los jarotes y entre los cada vez más visitantes que concentra. Una de las novedades de este año ha sido la celebración de un encierro infantil simulado con carretones con cabeza de toro, en el que participaron decenas de niños y algunos mayores. Conciertos de la banda de música, atracciones y fiesta de la espuma han sido otros de los alicientes de la fiesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios