Vega del Guadalquivir

Asaja convoca protestas por los bajos precios en origen para los citricultores

  • La organización agraria alerta del solape de producciones de terceros países

Una cuadrilla, en plena faena en El Corvo, en Palma del Río Una cuadrilla, en plena faena en El Corvo, en Palma del Río

Una cuadrilla, en plena faena en El Corvo, en Palma del Río / Rafael Morales

La organización agraria Asaja Córdoba ha anunciado que comenzará en las próximas semanas actos reivindicativos por los bajos precios que están sufriendo los citricultores de la provincia, en una campaña que está resultando "pésima en cuanto a los precios en origen, que se encuentran por debajo de los costes de producción".

El presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha recordado que "los precios en origen de las naranjas se han hundido después de un par de años en los que se habían recuperado ligeramente", debido a varios factores, entre los que destaca el solape con producciones de terceros países, especialmente por el acuerdo comercial entre la Unión Europea y Sudáfrica.

Un kilo de naranjas se paga en el campo entre 0,08-0,10 euros en el caso de la Navelina y entre 0,16-0,18 euros en el caso de la Salustiana, según la Lonja de la Cámara de Comercio, unos precios muy inferiores a los cotizados en la misma época del año anterior a pesar de que se espera una producción similar o incluso inferior a la de la campaña pasada.

Según Asaja, esto está provocando fuertes pérdidas económicas a los productores que en muchos casos están vendiendo por debajo de los costes de producción, establecidos en 0,15 euros el kilo en los estudios de la Cadena de Valor del Ministerio y de la Junta de Andalucía y en otros casos están dejando las cosechas en los árboles por no ser rentable su recolección. Sin embargo, en los lineales de algunos supermercados de Córdoba pueden alcanzar los dos euros.

El acuerdo entre la UE y Sudáfrica

La entidad ha indicado de nuevo que en esta crisis de precios ha tenido mucha culpa la aplicación del acuerdo comercial de la Unión Europea con Sudáfrica, que entró en vigor en 2016 y permite la importación de cítricos de este país hasta el 30 de noviembre con unos aranceles que en 2018 han sido del 11,6% e irán reduciéndose hasta desaparecer en 2026, y es que las variedades tardías de naranjas sudafricanas se solapan con las primeras de la temporada española, como la Navelina o la Salustiana habiendo incluso todavía en los lineales naranjas de países del Cono Sur como Uruguay.

A pesar de lo anterior y de las quejas y protestas de Asaja, el Gobierno de España "considera que no se dan las circunstancias para activar la cláusulas de salvaguardia contempladas en el Acuerdo Comercial de la Unión Europea con Sudáfrica, y solo han contemplado a través del Ministerio de Agricultura retirar del mercado 50.000 toneladas de naranjas y mandarinas, con destino a entidades caritativas y a la producción de zumo, que será distribuido gratuitamente a través de los bancos de alimentos, medida que es claramente insuficiente", ha señalado.

En esta misma línea, la organización agraria ha indicado que "las noticias que llegan de otros países como Turquía, Egipto y Marruecos, donde se espera una cosecha récord, hacen que aumente la preocupación, ya que las producciones de estos países van a competir con nuestras variedades tardías, una competencia a todas luces desleal ya que no competimos en igualdad de cotes laborales y exigencias fitosanitarias con estos países”.

Por ello, Asaja Córdoba ha recomendado a los citricultores que estén siendo víctimas de abusos que denuncien los incumplimientos por los cauces pertinentes, pudiendo tramitar esas quejas a través de la entidad agraria en caso de que fuera necesario, solicitando asimismo a la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) -organismo dependiente del Ministerio de Agricultura- a que tome cartas en el asunto de manera firme y decidida a fin de evitar aquellas situaciones que perjudiquen claramente a los agricultores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios