Tribuna

Salvador Gutiérrez Solís

@gutisolis

Juego de Tronos, emoción y fuego

El único reproche que le hago a Juego de Tronos es el del mensaje que lanza sobre el empoderamiento de las mujeres: son lo peor cuando tienen la sartén por el mango

Juego de Tronos, emoción y fuego Juego de Tronos, emoción y fuego

Juego de Tronos, emoción y fuego

Plenamente consciente de que se trataba de una despedida en toda regla, me costó mucho ver el último episodio de Juego de Tronos -aunque ya hayan empezado a anunciar secuelas, precuelas y demás variantes-. Pulsé el play del mando a distancia con una extraña sensación enquistada en mi interior. Y volví a sentir lo mismo que cuando contemplé el último capítulo de Doctor en Alaska, Twin Peaks, Friends, Breaking Bad o The leftovers. Vacío, tal vez esa sea la palabra más adecuada, vacío, acompañada de una confusa pregunta: ¿y ahora qué? Después de tantos años de emociones y esperas, no quería decirle adiós a Daenerys, a Tyrion, a Cersei, a Sansa, a Jon, a Jaime, a Arya y a todo ese elenco de icónicos personajes que nos han cautivado durante una década. Tengo muy claro que el enfado de tantos seguidores por la resolución final es la prueba más evidente del triunfo de la serie.

Estamos, están, enfadados porque Juego de Tronos ha bajado el telón, sencillamente, y da igual cual hubiera sido el final, que ninguno nos habría gustado, queremos más, mucho más. Porque se haya repetido hasta la saciedad no deja de ser cierto: Juego de Tronos ya es historia de la televisión, y pueden esgrimir sus detractores todos los argumentos posibles, que no pueden revocar tal afirmación. Nunca hasta ahora habíamos contemplado, sin salir de casa, un espectáculo de semejantes dimensiones, tal desfile de personajes memorables, ese descomunal despliegue de medios técnicos, esa tensión equilibrada en los guiones. Marca un nuevo punto en el atlas de la producción audiovisual. Abre nuevas puertas, muestra un nuevo camino, que otras propuestas, con toda seguridad, seguirán recorriendo.

Se ha comentado con frecuencia que Juego de Tronos bebe mucho de Shakespeare, sí, es cierto, y ahí están esos personajes atormentados, atrapados en su innata condición, beligerantes con ellos mismos, pero también bebe, y mucho, de Falcon Crest o de Dinastía, con esos relíos familiares, esa colección de hijos bastardos, esos cuernos a espuertas y esas canallas e increíbles alianzas. Con su toque de ensoñación, a lo Historia Interminable, los dragones son la más pura y mitológica evidencia, y su aliñito de sexo, más presente, especialmente, en las primeras temporadas. Precisamente por eso nos ha gustado tanto Juego de Tronos, porque en el fondo, también en la superficie, es como la mayoría de nosotros, un puzle de virtudes, defectos, fobias, manías y obsesiones. Y, como la serie, somos profundos y frívolos al mismo tiempo, y alternamos la corbata con el chándal y el mantel de hilo con la barra de aluminio, el tocino con el salmón, la seda con el esparto, la caricia con el desenfreno y el perfume con el sudor. Y en la vida, en cualquier vida, hay más chándal, tocino o sudor, téngalo en cuenta.

El único reproche que le hago a Juego de Tronos es el del mensaje que lanza sobre el empoderamiento de las mujeres: son lo peor cuando tienen la sartén por el mango. No iba a ser todo perfecto, aunque caben otras interpretaciones, como casi con todo. A diferencia de lo que les ha sucedido a muchos de sus seguidores, me ha gustado la resolución final, y tal vez porque entiendo que esconde una carga moral y hasta ética: la Democracia vence a los autoritarismos, la palabra al fuego y el perdón al rencor. En el último episodio, Tyrion nos deja otra de sus muchas frases memorables, que con toda probabilidad lo explica todo: No hay nada más poderoso que una buena historia. Y es que a veces sucede el milagro, la ficción nos atrapa hasta tal punto que la incorporamos a la cotidianidad de nuestras vidas. La hacemos nuestra. Trasladándonos al mundo de las emociones, que es lo poco o mucho que le debemos pedir a cualquier expresión creativa. Porque tal y como dijo Punset, al que hemos perdido recientemente: sin emoción no hay proyecto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios