Tribuna

Salvador Gutiérrez Solís

@gutisolis

Decidir la vida

Sin embargo, no la invitaron a ser profesora asociada ni tampoco pudo acceder a la beca de investigación, como hubiera sido su deseo

Decidir la vida Decidir la vida

Decidir la vida

Durante mucho tiempo, Ana le ha pedido a su madre que, en su cumpleaños, no sacara el viejo álbum fotográfico que guarda en un cajón de su cómoda, en el dormitorio. Con el álbum entre las manos, su madre siempre le recordaba la misma fotografía. Ana, acababa de cumplir tres años, lloraba mientras abrazaba a una muñeca. Y no lloraba porque no le gustara la muñeca o porque le doliera la garganta o porque no quisiese que la fotografiasen. Lloraba porque hubiese preferido que la retratasen con el balón de fútbol que tenía en las manos solo cinco minutos antes y que su padre le quitó para la fotografía. Déjale la pelota. Una pelota no es cosa de niñas, eso es una extravagancia. Vaya tontería. Claro, y luego salen como salen. Lo que más le gustaba a Ana del colegio era el recreo, poder jugar al fútbol con sus compañeros. Era el único momento en el que podía hacerlo, porque una vez en clase de educación física el profesor dividía a los alumnos por sexos. Los niños podían escoger entre fútbol o balonmano y las niñas entre voleibol o baloncesto, pero en las canastas pequeñas. Ana siempre escogía voleibol porque la pista estaba más cerca del campo de fútbol y así tenía la oportunidad de patear las pelotas que a sus compañeros se les escapaban.

Le habría gustado a Ana jugar al fútbol con mayor asiduidad y durante más tiempo, pero no lo fue posible. Para poder hacerlo en algunos de los clubes de la ciudad debía estar federada y por aquel entonces no se les permitía a las chicas. Tampoco lo entendió Ana como una ofensa, era lo habitual, lo normal, las chicas no jugaban al fútbol. Y, por lo tanto, lo suyo era una extravagancia. Esa era la palabra que su padre más empleaba: extravagancia.

En el instituto nadie jugaba al fútbol, ni los chicos ni las chicas, nadie. El campo de tierra era un páramo de porterías maltrechas, charcos con sus propios habitantes y balones olvidados en las esquinas. En ese campo de fútbol se besó por primera vez con Pedro, un compañero de clase. No duraron mucho, apenas unas semanas. Simplemente no conectaron. Sí creyó conectar con Luis, y de hecho durante cuatro meses lo pasaron muy bien. Pero una tarde de viernes todo cambió: Luis le dijo que no entendía que esa noche solo quedase con sus amigas. Tras una discusión de 15 llamadas interrumpidas, Ana decidió que no quedaría con sus amigas. Y hasta llegó a entender los motivos de Luis. Seis meses después, cansada de discusiones similares, Ana rompió con Luis.

La nota no le dio para Periodismo y se tuvo que conformar con Filología Hispánica, que le acabó gustando más de lo que podría haber imaginado en un principio. Recuerda que en esa época discutía con frecuencia con su madre, que tras divorciarse de su padre había comenzado a colaborar en una asociación de mujeres. Esas son cosas de otro tiempo, le solía decir Ana a su madre, cada vez que la veía marchar a una manifestación o concentración. No le costó terminar la carrera, siendo uno de los mejores expedientes de su promoción. Sin embargo, no la invitaron a ser profesora asociada ni tampoco pudo acceder a la beca de investigación, como hubiera sido su deseo. Su novio de entonces, Ricardo, sí comenzó a dar clases unos meses después de finalizar los estudios. Empezaron una vida independiente, gracias al sueldo de él y a lo que ella sacaba con las clases particulares. Cuando Ricardo consiguió ser profesor titular se mudaron a una casa más grande y más céntrica. Ana empezó a preparar las oposiciones de secundaria cuando llegó Julia, la semana que viene cumple 14 años. No aprobó las oposiciones Ana, si con una hija era complicado, con dos más, Roberto y Quique, lo entendió como un imposible. Ahora, mientras espera a su madre, han quedado para ir juntas a la manifestación del 8 de marzo, Ana recuerda la fotografía con la muñeca, los partidos de fútbol y aquel novio cascarrabias del instituto, cuyo nombre no recuerda. Repasa su vida, lo que podría haber sido y no fue, no es. Y piensa en lo que quiere que sea para su hija. Una vida decidida por ella.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios