EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El bloqueo del Gobierno grava a las autonomías

Con un Gobierno en funciones y sin Presupuestos Generales, las comunidades harán sus cuentas casi a ciegas

La mayor parte de los gobiernos autonómicos constituidos están teniendo problemas para elaborar sus presupuestos de 2020 debido a que carecen de la información del Gobierno central sobre sus ingresos formales, así como de las entregas a cuenta. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha explicado que, al estar en funciones, el Ejecutivo no puede aprobar ningún decreto ni medida extraordinaria para solventar este asunto, que viene agravado por el hecho de que tampoco se aprobaron los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019. Vienen prorrogados del último ejercicio de Mariano Rajoy. Los ejecutivos autonómicos donde gobiernan PSOE y Unidas Podemos, así como PP y Ciudadanos, deben sentirse aludidos por este bloqueo, así como por el rechazo del PGE de 2019, porque ha supuesto una merma de los ingresos previstos. La Autoridad Fiscal Independiente (Airef) ha avisado a la Junta de Andalucía de que no cumplirá el objetivo de déficit en 2019 debido a que el Presupuesto recientemente aprobado cuenta con un ingreso de un mes más de IVA. Esta entrega fue un compromiso del Gobierno central, pero la oposición le tumbó el proyecto de los PGE, por lo que la Junta se desviará de este objetivo por una decisión adoptada por las formaciones nacionales del PP y de Ciudadanos. La Airef sí cree que Andalucía alcanzará el objetivo de estabilidad en 2020, pero duda de que pueda cumplir con la regla de gasto. El problema de la Junta no sólo reside en ese ajuste del IVA, también proviene de la existencia de dos sentencias que este nuevo Gobierno ha debido de afrontar, la del Metro de Sevilla y la del caso Nevada, y que dejó pendientes la anterior Administración socialista. Todo ello viene a demostrar que el bloqueo institucional que padece España no sólo afecta a la generalidad del país, sino a las particularidades autonómicas, de ahí que los llamados barones regionales tendrían que alzar la voz en sus respectivos partidos para que se pudiera contar con un nuevo Gobierno antes de que finalizase el mes de septiembre. Si no fuese así, y se repitieran las elecciones generales el 10 de noviembre, se perdería toda esperanza de contar con unos PGE para 2020 y las comunidades -entre ellas, Andalucía- tendrían que aprobar sus respectivos presupuestos casi a ciegas. Por otra parte, la promesa del Gobierno de la Junta de seguir bajando los impuestos de modo general en 2020 tiene que ser sometida a este análisis de incertidumbre porque Andalucía no puede incurrir en nuevos desequilibrios por lo que sería una irresponsabilidad fiscal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios