EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Reveses europeos a Gibraltar

El Consejo Europeo ha mostrado su preocupación ante la falta de persecución en el Peñón al blanqueo de capitales

En los últimos días, dos instituciones europeas han dado sendos reveses al Gobierno de la colonia británica de Gibraltar. El primero de ellos fue el apoyo específico de la Eurocámara a la capacidad de España de vetar cualquier acuerdo entre la UE y el Reino Unido sobre el Peñón, ya incluido en las directrices negociadoras de la Comisión Europea para la futura relación con los británicos. El segundo fue un devastador informe del Moneyval, órgano del Consejo Europeo para el control de la lucha contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo, en el que se afirma que este territorio "no ha demostrado una investigación y enjuiciamiento eficaces de los delitos de blanqueo de capitales". Como se ve, no estamos ante dos órganos sin importancia. La Eurocámara es la institución parlamentaria que representa directamente a los ciudadanos de la UE, mientras que el Consejo Europeo es una organización intergubernamental de la que forman parte 47 estados del Viejo Continente. Por tanto, el Gobierno de la colonia y su metrópolis, el Reino Unido, deberían tomarse muy en serio ambos documentos. En el caso del apoyo del Europarlamento al veto español, evitando absurdas pérdidas de tiempo con maniobras que vayan en contra de los intereses de nuestro país y, sobre todo, de sus legítimas reivindicaciones de soberanía. En el caso del informe del Consejo de Europa, tomando medidas que acaben de una vez con unas prácticas ilícitas que sólo promueven la desconfianza de España y Europa hacia la economía del Peñón. El texto es demoledor y, aunque reconoce que en la colonia británica ha habido varias condenas por blanqueo, también subraya que el resultado global de los procesos y las sentencias dictadas "no parece estar acorde con el perfil de riesgo de la jurisdicción". Asimismo, indica que "son necesarias mejoras fundamentales en la confiscación del producto del delito del blanqueo" y considera que las autoridades gibraltareñas "tienen una comprensión variada" sobre los riesgos del blanqueo y la financiación del terrorismo. El Moneyval muestra "preocupación" ante la ausencia de juicios por ese delito y ante "la falta de informes de transacciones sospechosas".

Gibraltar, por mucho que británicos y llanitos se empeñen en lo contrario, es una anomalía histórica clavada en la costa de Andalucía, un fósil del colonialismo de tiempos pasados. Pero al menos, su Gobierno podría tener mayor celo en controlar unos delitos que suponen un peligro para nuestra seguridad y economía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios