EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Crónica Levantisca

J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

El virus es 'wasá'

La misma página que informa de los confinados del puticlub publica que el papel higiénico áspero evita el cáncer de colón

Esto me lo conozco: es como la listeriosis de este verano, pero global. Tan importante como limpiarse las manos de modo constante es la desinfección del teléfono móvil cada día y, en especial, del Whatsaap, el mayor foco de infección de noticias falsas, medio nutrido para terraplanistas, mentirosos e hijos de la gran puta. En el mes de agosto comenzó a correr por los wasá de Andalucía un audio de una supuesta profesional del SAS que alertaba a sus compañeros de una infección generalizada en todo tipo de embutidos y carnes curadas. Escúchalo, ¿eh?

La seducción que nos produce la conspiración es tan fuerte como el deseo sexual, nos encanta la tragedia, nos flipa el drama, los chinos mienten, los políticos ocultan y los italianos son unos mentirosos. Éste es el caldo de cultivo de esta pandemia, a la que se suman algunos colegas periodistas que cuando ven el fondo cristalino de un río están dispuestos a convencernos de que nuestras gafas han sido manipuladas. Ellos son los peores.

He leído, porque me lo han enviado por wasá, que hay 86 clientes de un puticlub de Valencia aislados en cuarentena por la infección de una meretriz. En la página digital de la que proviene la bazofia también se lee que el papel higiénico áspero previene el cáncer de colón y que un animalista se ha amputado los testículos en solidaridad con los perros. De la misma calaña son quienes cuentan que en Córdoba se suicidó un hombre porque se había contagiado de coronavirus y en un hospital de Cádiz hay infectados ocultos en cámaras secretas.

Quillo, qué fuerte, ¿verdad?

Un poco de seriedad, que la epidemia es grave; es cierto que su mortalidad es parecida a la de la gripe -baja-, pero su poder de contagio es demasiado alto, provoca la muerte en un segmento de personas sin patologías previas, hay reincidencia y no es bueno contar con otro virus con capacidad permanente para mutar.

Dejen a los profesionales de la salud actuar, y desarrollen anticuerpos contra los bulos y las mentiras maliciosas. Lo mejor, como siempre, es fiarse sólo de los medios serios, las cabeceras de diarios consolidadas y las páginas oficiales de la Consejería de Salud, el Ministerio y la Organización Mundial de la Salud. Y un consejo que doy, si se me permite expresar tres décadas de experiencia de periodista: cuanto más asombrosa sea la información, más posibilidades hay de que sea una gran mentira.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios