EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Punto de vista

José Ramón del Río

jdel35@hotmail.com

El primer mitin

Hay muchos que dicen que el problema irresoluble es la persona del actual candidato del PSOE, Pedro Sánchez

El martes pasado, en el Telediario de las 21:00, en La 1, el presidente en funciones Sánchez nos dio a los españoles, durante los primeros 8 minutos de información, el primer mitin electoral. Ni siquiera hubo el prólogo de que el Rey había cerrado la ronda con los líderes políticos, constatando que el candidato Sánchez no contaba con los apoyos suficientes. Como es lo propio, en su primer mitin de la campaña para las elecciones del próximo 10 de noviembre, Sánchez contó con detalle sus denodados esfuerzos para que hubiere investidura y la poca comprensión de los partidos de la oposición para facilitarla. Como en televisión maquillan a los que comparecen, no se pudo apreciar si al decir esto se ruborizaba, porque ofrecimientos ha tenido de Unidas Podemos, de Ciudadanos, con su propuesta, aunque tardía, e incluso del PP por los pactos de Estado que le ofreció Casado. Parece que desde hace tiempo tiene previsto para este fin de semana un viaje a Nueva York.

El País reparte a partes iguales las culpas de que en cuatro años se hayan convocado cuatro elecciones generales. Dicen que "ni unos ni otros han tenido la dignidad y entereza de expresar las razones, por las que han sido incapaces de cumplir el mandato recibido". En el editorial de los periódicos que edita el Grupo Joly se considera que, siendo el fracaso colectivo, lo es especialmente del secretario general del PSOE, que como partido más votado debía trabajarse la investidura. A todo esto, los partidos que se suponen dejaron sus arcas vacías por el coste de la última campaña se van a encontrar que, a consecuencia de una reforma legal, tendrán un 30 % menos de subvención electoral. Si por cada escaño obtenido en abril le pagaron 21.200 euros, ahora serán sólo 14.820 (en el Senado 22,4 en lugar de 32) y por voto 0,56 euros en lugar de 0,81.

Sánchez, que debe pensar que esas restricciones en las subvenciones electorales no le afectan, porque esa mayoría rotunda que pretende puede obtenerla no sólo por su imagen, sino también por el aprecio que le dispensan los medios públicos de información, no ha querido responder a la pregunta que le formularon los periodistas: que si después del 10 de noviembre tampoco tiene aliados suficientes para su investidura, dimitirá para que su partido presente otro candidato. Hay muchos que dicen que el problema irresoluble es la persona del actual candidato del PSOE.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios