EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Crónica Personal

Un paso adelante

¿Dónde está el apoyo explícito que esperan los venezolanos que se oponen a la dictadura de Maduro?

Pedro Sánchez ha telefoneado al autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, y públicamente ha elogiado su "coraje" por el intento de representar la voluntad de los venezolanos. En pocas palabras: nada. Tanto la UE como el pueblo venezolano que ya no puede más de la tiranía de la revolución bolivariana esperaban una posición contundente, inequívoca y claramente defensora de la legalidad por parte de Pedro Sánchez, pero al menos hasta el momento de escribir esta crónica, no ha habido más que palabras tibias del presidente español. Nada que lo pueda comprometer.

Lo esperaba el pueblo venezolano que no cree las patrañas con las que les bombardean Marudo y sus secuaces, y lo esperaba la UE. Como bien explica el ex presidente González, que ha apoyado a Guaidó, en Bruselas se mira hacia el presidente español cada vez que se debe tomar postura de un asunto relacionado con Latinoaméricana. A Sánchez, sin embargo, le ha faltado el coraje que tanto elogia en Guaidó, el coraje que define a los grandes personajes frente a los pusilánimes que jamás pasarán a la historia. Sánchez y sus colaboradores dirán que se trata de prudencia; la prudencia, en determinados momentos, sirve lo justo.

Guaidó no se ha saltado ninguna ley; al contrario, ha seguido lo que marca la Constitución al proclamarse presidente sustituto. La prueba, el reconocimiento de la OEA con la excepción de los tres países de la cuerda extremista de izquierdas, y el reconocimiento de Canadá, con un primer ministro, Trudeau, al que admira Sánchez y que no se saltaría las normas de la democracia. También Trump apoya a Guaidó, pero podría pensarse que había de por medios intereses que a nadie se le escapan.

Macron ha hecho público un tuit de apoyo a los que apoyan a Guaidó, distintos dirigentes de la UE también, aunque todos esperan cumplir lo que marcan las normas: esperar a una decisión conjunta de la UE. Sin embargo, como bien decía Felipe, en Bruselas las decisiones de cualquier crisis latinoamericana la voz de España es fundamental; el pronunciamiento de su jefe de Gobierno es clave y lo habitual en todos ellos, hasta ahora, ha sido que ese pronunciamiento ha llegado, de forma contundente, muy poco después de producirse la crisis.

Sánchez ha seguido su programa en Davos, que incluía un encuentro con los presidentes iberoamericanos que estaba n allí. Tras la reunión llamó a Guaidó para elogiar su coraje. ¿Dónde está el apoyo explícito que esperan los venezolanos que se oponen a la dictadura de Maduro? Una vez más, Sánchez no ha cumplido con lo que se esperaba de él.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios