EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Y la mascarilla para cuándo

¿No detendría más el contagio si usásemos mascarillas y trabajásemos con guantes?

He vuelto a consultar otra página médica para quitarme una duda que me ronda desde hace tiempo y, aún después de estudiar varias, no he conseguido aclarar. Dicen todos los especialistas que una de las maneras para "prevenir" el contagio del coronavirus es que nos lavemos las manos con agua y jabón al menos durante 40 segundos tras los cuales se eliminan los patógenos presentes en las manos por lo que se rompería la posible cadena de transmisión. Bien. Si me lavo las manos puedo eliminar momentáneamente el virus. Pero por muchos cuidado que llevemos el contagio se produce, también, por vía aérea. Nos dicen que nos contagiamos por las gotitas ( flüdge) de saliva que expelemos al aire cada vez que hablamos o tosemos. Esas gotitas pueden volar a los ojos de otra persona, a su boca o respirarlas, por lo que el receptor ya se habría contagiado de la enfermedad. El individuo que acaba de ser contagiado lo ha sido por otra persona que desconocía portar el virus ya que no tenía síntomas. Recordemos que dicen los expertos que las molestias aparecen a los 4 o 6 días de haber sido contaminado. Entonces, si la persona que tiene el coronavirus, pero lo desconoce porque no tiene síntomas, y sigue hablando con normalidad, aún lavándose las manos , ¿cómo pretenden que los contagios no se multipliquen? Sigo escuchando a las portavoces sanitarios que no usemos mascarillas para que las utilicen solo las personas que ya han sido contagiadas. Los enfermos están en cuarentena en sus casas y hospitales, pero el virus vuela libre por los aires del mundo. Hemos cambiado nuestros hábitos: nos saludamos con el codo, tosemos cubriendo nuestra cara con el codo, no besamos a nuestros familiares ni amigos, mantenemos la distancia de un metro de respeto. Esto es lo ideal, pero en Andalucía seguimos comiendo con los amigos en los bares del mismo plato. La pregunta es: ¿no detendría más el contagio si cubriéramos nuestra boca con una mascarilla, trabajásemos con unos guantes y así ni nuestras gotitas al hablar o toser no saldrían volando? Vista la velocidad supersónica de contagios estaríamos a tiempo de cubrirnos con una mascarilla para evitar el intercambio de estos flüdgges. Si además lo acompañamos de unas gafas para que tampoco entre por los ojos, ni nariz, ni boca, ni manos, parecería lo más adecuado. No sugiero vestirse con el mono sanitario, pero, si la mascarilla previene el contagio, ¿porqué no nos la recomiendan a todos para no contagiarnos ninguno? No entra lo que no sale.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios