EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Un gorila con estilográfica

La refundación del capitalismo de Sarkozy se ha convertido en una ola de proteccionismo de los países más ricos

Hay frases solemnes que habría que esculpir en piedra. Como la de Sarkozy sobre la necesidad de refundar el capitalismo tras la crisis financiera de 2008. O la de W. Bush dispuesto a acabar con los paraísos fiscales tras el ataque a las Torres Gemelas en 2001. O la de Aznar anunciando que la electricidad sería más barata en España tras la liberalización del mercado que lanzó en noviembre de 1997. Todo falso.

La refundación del capitalismo del presidente Sarkozy ha traído una ola de proteccionismo de los países más ricos, que abanderan las dos últimas potencias imperiales del planeta: Estados Unidos y su antecesor, el Reino Unido. Lo de Trump resulta peor que lo imaginado. Supera cualquier parodia: un macho alfa exhibiendo su fuerza, un gorila con una pluma estilográfica...

Su guerra comercial contra el resto del planeta puede acabar con el sistema de libre intercambio mundial instaurado tras la II Guerra Mundial. Un status muy rentable para EE UU. La chulería de que el muro de 15.000 millones de dólares lo financie México con aranceles del 20% es infantil: quien de verdad acabaría pagándolo es el consumidor norteamericano. Estos desplantes, además de deteriorar la imagen de Estados Unidos, ayudarán mucho a la izquierda mexicana en las elecciones del año que viene.

De las amenazas del presidente Bush contra los paraísos fiscales nunca más se supo. Hay en esos territorios fondos por valor de unos 8 billones de dólares. Un montante que equivale al PIBconjunto de Alemania y Reino Unido y generaría impuestos al año de 190.000 millones. Aproximadamente la mitad de este dinero escondido del bienestar público proviene de Norteamérica y de Europa. Cuatro países de la UE entrarían técnicamente en el catálogo de paraísos fiscales. Luxemburgo, Irlanda, Holanda y Chipre están entre los enclaves que ofrecen a las multinacionales mejores métodos de evasión y elusión fiscal. (Y fue desde estos paraísos desde los que los bancos españoles lanzaron la estafa de las preferentes).

La liberalización del mercado eléctrico español a partir de 1998 en vez de rebajar la factura la ha multiplicado por dos. Encima las compañías plantearon al Gobierno unos costes que no fueron auditados y que gracias al BOE han generado unos discutibles déficit de tarifa: la deuda acumulada de miles de millones de euros la acabarán pagando los consumidores en el recibo de la luz. Pero recuerden: las mentiras solo comprometen a quien se las cree.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios