La semana del 20 de julio hablando del dios de la paella, y la siguiente asqueado, ya les anticipé que tendríamos elecciones en noviembre, lo que no está nada mal para ser un amateur intruso del columnismo. Tampoco está mal florearle por la vía de la apuesta una comida al que da fe, que espero pronta y bien costeada, como corresponde a nuestra condición: sobre todo a la suya, muy Señor mío. En cualquier caso, por mucho que se viera venir me parece un dispendio absoluto, más de tiempo, pero también de pasta y eso, con la de cangrejos del río Don que se tienen que comer mis socios para que llenemos la olla de garbanzos, además de cansar, cabrea. Y anda el respetable, con toda la razón, muy cabreado porque le falta al respeto un hatajo de cantamañanas y soplagaitas, cagalindes siempre muy emperifollados y emperifolladas, y siempre dispuestos a coger un atajo que les permita mantenerse en el machito o en la hembrita.

El problema es que por las grietas que ese cabreo genera se nos cuelan los extremos, y ya les tengo dicho que si no se capan las puntas, las holandas dan dolor de cabeza, sobre todo a nosotros, simples mortales. El caso es que no se ha ido aún el calor, aquí todo el mundo ha vuelto al tajo o a buscarlo y sus señorías en 146 días y 14 sesiones plenarias no han sacado adelante ni una ley -esto podría ser hasta beneficioso, ya saben: leyes pocas y buenas-, ni han sido capaces de formar un gobierno, que es para lo que se les paga, y además se nos ríen en la cara y nos tratan como si fuéramos gilipollas, lo cual, en conjunto es una verdad absoluta, como todos ustedes saben.

Sin legislativo que legisle, ni ejecutivo que ejecute y con el judicial hecho unos zorros, se va creando un caldillo de cultivo del fascismo tan apetitoso, que hay mañanas que me dan ganas de salir corriendo a por los bidones de napalm y ver arder la Carrera de San Jerónimo surfeando en la fuente de Neptuno, con el Stetson del Séptimo de Caballería calado sobre la ceja derecha. Esta situación no hay democracia que la aguante, y si con lo que salga de las urnas el 10N no se apañan y rápido, lo vamos a pagar muy caro, sobre todo nosotros. Visto el pobre resultado de la última vez no voy a sacar la porra ahora, pero sí vale la pena hacer algún comentario sobre el aciago panorama. La oferta vuelve a ser pentafálica y vamos a tener que volver a aguantar a los cinco sacándose la chorra y la chorrada a diario. De nuevo sus edecanes y toda la cadena de suministro de bazofia enlatada entrarán en fase de pleno rendimiento y saturarán todo canal informativo existente o por inventar, con la sana intención de arrimar al ascua su sardina. ¿Qué pasará esta vez? ¿Fichará el PSOE a Errejón? ¿Se imaginan ustedes a Casado o a Rivera -no digo Abascal por evitar humedades- de presidentes del gobierno? La ventaja del bello Pedro es que ustedes no tienen que imaginar nada. Faîtes vos jeux, rien ne va plus.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios