Les iba a escribir esta semana una columna rancia. Heteropatriarcal. Machuna. Viejuna, apostólica y romana. Una cosa así como de ir a esquiar con el plumas Roc Neige sobre dos metros de caspa virgen, al viento los rizos fijados con Patrico y aroma a Varón Dandy. Lo pior de lo pior que diría la Vargas. Pero no va a hacer falta, resulta que en lo de Eurovisión -el evento de los modernos, las jais y los juláis desde 1956- ha perdido el tetalitarismo, y las mesnadas del beaterío cool, la ultraortodoxia mainstream, los modernes de pueblo y las catetas de Las Ventas se han retratado todos y todas, y todes, o como se diga. Lapidar es lo que tiene, que retrata mejor que Robert Capa, -que como todos ustedes saben eran dos: Endre y Gerta- no importa que sean pedradas o tuitazos: la más baja condición humana siempre se ha expresado tirando la piedra -o el tuit- y escondiendo la mano. Ya saben que yo soy el que soy, y no he venido a este mundo a llorar ni a juzgar a nadie, pero Él lo dijo claro: el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Si ellas y ellos y elles leyeran algo con más profundidad que una lata de anchoas, sabrían que se fueron retirando uno tras otro hasta que los dejaron solos y no hubo piedras. Pero este neosantoral que nos asfixia es limpio y puro e inmaculado y libre de pecado y apedrea con saña y esconde la mano con gracejo agarra la manzana la muerde y la tira. Les iba a escribir esta semana una columna rancia, pero es pa na, mejor me autocensuro y dejo estos temas, que son delicados, no vaya a ser que…

Les iba a escribir esta semana una columna rancia, pero mejor seguimos mirando lo que pasa en el mundo, lo de la guerra no guerra ¿qué guerra? en Ucrania, la invasión de Rusia -de sus fronteras ¡por dentro!-, lo de Biden en plan cowboy limpiándole el forro a un genocida -dicen que se ha inmolado, a saber- ¿cuándo van a sentar a alguno de estos en un banquillo antes de ejecutarlo?; es decir lo de la paja y la viga.

Un queridísimo y senecto lector -que muy generosamente puso en la Prehistoria de mi vida la semilla de la sección de Prehistoria de mi biblioteca- me pregunta por qué le atizo tan poco a Rusia y a China y tanto al Far West y a la vieja Europa, es sencillo, admirado profesor: de China y Rusia no espero nada; de nuestros aliados de Occidente cabría esperar que estén a la altura de su propaganda; de nuestra vieja Europa espero que se suba las bragas, se ponga la faja y se comporte como una señora de su edad. Les iba a escribir esta semana una columna rancia. Pero no.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios