EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cambio de sentido

En el buen sentido de la palabra, bueno

¿A quién beneficia el encanallamiento político y social, esta mentalidad de patio de Monipodio?

Les iba a hablar de Dancausa, consejera delegada de Bankinter, soltando por su boca, a propósito de los impuestos hipotecarios, que "en algún momento alguien nos tiene que ayudar y proteger a los bancos". Poresita. Les quería decir que un solo muerto, Khashoggi, ha importado a la comunidad internacional infinitamente más que los 40 niños que Arabia Saudí se cargó de un bombazo el 9 de agosto en Yemen. Les iba a contar que la aerolínea KLM ha echado del vuelo a una pareja de españoles al ser incapaces de comunicarse en inglés. O lo del vuelo en el que un tipejo le grita "negra" y "bastarda" a una mujer y, en vez de dejarlo en tierra, el personal de Ryanair decide que la señora se cambie de asiento. Les iba a contar que Irene Montero va a cobrar la indemnización por unos versos que un ripioso le dedicó. No vale: por esta regla de tres, Chicho Sánchez Ferlosio, Quevedo o Javier Egea con sus epigramas machistas o antifascistas hoy estarían en Chirona. (Como alguien comentó, Montero va a ser la primera en España que gane dinero con la poesía). Le iba a pedir al Gobierno favor de aclararse con larealpolitik, que no se puede defender una cosa y su contraria. Les iba a hablar del francotirador -o tirador franquista- que nos quería hacer aquí un JFK. También de lo fácil que es basar la estrategia política en el miedo al otro: el viejo truco de la ultraderecha. Les quería decir a los de Nuevas Generaciones que no les luce el colegio de pago, que llamar "ratas" a sus adversarios políticos es tela de cani. Les quería preguntar si saben a quién beneficia el encanallamiento de la vida, tanta mentalidad de patio de Monipodio.

Pero me importa más contarles otra cosa: fui al cine y vi una peli sobre alguien bueno. Lazzaro feliz, se llama, de Alice Rohrwacher. Ganas daban de atravesar la pantalla y aullar, llamando a los lobos, junto al protagonista. De vuelta a casa, me preguntaba cuántas pelis se han hecho sobre la inocencia y la fraternidad (no valen, por literalmente perversas, esas beatonas y paternalistas que se hacían cuando Franco): muy pocas. En estos tiempos raros, en los que se cuelga la etiqueta de "buenismo" a todo lo que se quiere desacreditar, con tantos prosélitos del cuerno retorcido y -por otro lado- con tanto narciso mártir convencido de su capacidad para decirnos a los demás dónde está el bien, hoy brindo este artículo a quienes, como don Antonio, pueden decir de sí: "Soy, en el buen sentido de la palabra, bueno". Va por ustedes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios