Crónica Levantisca

J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

Vociferar

Si la investidura de Juanma Moreno no es posible por Vox, Ciudadanos deberá buscar al PSOE para que le apoye

Como Podemos, Vox ha entrado en la política española como el paquidermo en la cacharrería, la lengua gorda no matiza, golpea torpemente contra el paladar y los dientes. El volumen es muy alto, pero nada claro; copan las redes sociales, pero dedican tanto tiempo a rectificar como a atacar, que es básicamente su razón de ser.

Vox no condiciona el apoyo a Juanma Moreno a que se elimine la financiación contra la violencia machista, pero quiere cortar las subvenciones a las asociaciones feministas, que en su imaginario son como los CDR. Son detalles, pequeños pero sustanciales, que se pierden entre tanto bocaza. Que no culpen a los demás, se les ha ido la mano con las redes, y la boca con tantas declaraciones.

Claro que hay denuncias falsas. De hecho, el ministro de Justicia que impulsó la ley fue una víctima de éstas, pero lo rotundo, lo cierto, lo sólido es que quienes son asesinadas en el ámbito de las relaciones entre parejas son las mujeres. Y no por casualidad ni por una singularidad física, sino porque el comportamiento del hombre tiende a la del macho.

Y más allá de estos matices, de las denuncias falsas y de la invención semántica de la ideología de género, Vox es un partido macho. Incluso es posible que Francisco Serrano aún no se haya enterado dónde milita.

Vox apoyará a Juanma Moreno aunque el candidato del PP se vista de Victoria Kent. Mientras el malagueño no se haga animalista, los 12 parlamentarios de Vox están obligados a votarle, porque no van a ser ellos los que pasen a la historia autonómica como quienes provocaron la repetición de las elecciones que evitaron el cambio. Esto no sucederá.

Vox ha dejado atrás la fase del desconcierto. Van lanzados, como el Podemos de los círculos. Ni Abascal ni Ortega suponían que el tal Serrano iba a obtener una decena de sillones en la comunidad más roja de España, el ex juez no deja de ser otro franquiciado, quien manda es Ortega.

Llegado este momento, Ciudadanos está obligado a buscar otras fórmulas: una de ellas, es que parlamentarios de Adelante y de PSOE se abstengan y liberen a Moreno y a Marín de Vox. La otra es que Juan Marín negocie con el PSOE, si la investidura de Juanma Moreno no es posible. Eso sería un medio cambio, pero esto es un sistema parlamentario y Vox es el grupo más pequeño de la Cámara: si los 12 lo imponen, que sea el PSOE el que haga presidente a Juan Marín. Son 33.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios