Se está celebrando, actualmente, el juicio por el llamado caso de los ERE. En consecuencia, habrá que esperar al veredicto del juzgador para saber si alguno (o todos) de los ahora juzgados será condenado. Hoy por hoy -y a tenor de lo publicado- sabemos que la Fiscalía Anticorrupción denuncia un fraude multimillonario, efectuado, en su día, con implicación del Gobierno Andaluz -que controlaba el PSOE- de la dicha Comunidad. Y, hoy por hoy, también sabemos que el Ministerio Público considera responsables de los referidos hechos a cerca de una veintena de ex altos cargos de la Junta y, más concretamente, a los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Para ellos, el Ministerio Público solicita condenas cifradas en diez años de inhabilitación para Chaves y seis años de privación de libertad más treinta de inhabilitación para Griñán.

Con independencia de los resultados que arroje el veredicto del juzgador, no parece descabellado el afirmar, sin sonrojo, que los comportamientos fraudulentos que se vienen atribuyendo a los hoy acusados ya desprende un tufillo a una escandalosa corrupción política que resulta irrespirable y susceptible de reproche penal. -Y, ¿cuáles serían los efectos de una sentencia condenatoria?

Habrá que verlo. Porque, por una parte, existen algunas condenas privativas de libertad provistas de mecanismos legales que hacen posible que el condenado no tenga que pasar ni una hora en el talego. Por otra, tenemos que preguntarnos qué castigo puede suponer la inhabilitación para un condenado que ha renunciado a la actividad política y para quien no tenga la condición de funcionario. En estos supuestos, la condena es legal. Pero resulta inoperante a nuestro juicio.

Nos resta un superficial, pero necesario, análisis de los… "efectos secundarios" de una posible sentencia condenatoria respecto a terceros. Es en este sentido que tenemos que formularnos la siguiente pregunta: -Y, ¿podríamos presumir que una hipotética condena de los acusados devendría en severo castigo, impuesto por la urnas a los votantes de la opción política, el PSOE, que cobijó, durante años muchos, a los hoy acusados? Nos parece poco probable el… hipotético castigo. Es… una incógnita.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios