Los domingos tienen un sabor especial, cada uno estructura la jornada según gustos, posibilidades y costumbres. Los hay que se visten de limpio, los que se enfundan el atuendo quechua y tiran al monte, tenemos perolistas y los que el día del Señor lo dedican a descansar. Sea como sea que construyan sus domingos, el de hoy, debe sabernos bien. Cerramos una semana redonda, la vuelta al cole le ha dado un aura especifica a nuestras calles, hasta el amago de otoño nos brindó olores de rutina.

Y es que, estando necesitados de buenas noticias, este domingo debemos afrontarlo teniendo presente que todos los municipios de las ocho provincias de Andalucía están en nivel 1 de alerta por covid, con la tranquilidad de la extinción del incendio de Sierra Bermeja y sin olvidar que aquí, en el Alcázar de los Reyes Cristianos, la semana tuvo el viernes el mejor broche. La firma de la base logística del Ejército de Tierra nos lleva a concluir que la semana, no ha estado nada mal.

El Salón de los Mosaicos del Alcázar acogía hace un par de días un momento importante para nuestra ciudad, una espléndida oportunidad para nuestra tierra. Con la firma del convenio y el protocolo de actuación de la macrobase se inicia una etapa de grandes retos para todos.

La expectativa de la base es una magnífica noticia. Todos debemos alegrarnos de ello, pero me lo parece aún más el hecho de que administraciones gobernadas por distintos partidos estén siendo capaces de orillar, siquiera por un momento, el radicalismo y el sectarismo. La cooperación entre instituciones es la otra gran noticia. Socialistas que decidieron que una ciudad gobernada por los populares acogiera el proyecto. Populares que agradecen a la ministra y a la antigua vicepresidenta la decisión y su lealtad. Notición.

Esa misma lealtad será imprescindible en el desarrollo del todavía incipiente proyecto. No nos engañemos, el convenio es una estupenda declaración de intenciones que no acota ni cuándo, ni cómo, ni cuánto, ni quién. Resolver satisfactoriamente esas preguntas exige la altura de miras que muchos han demostrado esta vez y que, esperemos, no se pierda por culpa de campañas electorales, nervios demoscópicos o aspiraciones personales.

El reto lo es para todos. Tendrá también una labor importante en este camino la prensa, escrutando el desarrollo del proyecto, analizando su ejecución y denunciando -si fuese necesario- desviaciones, retrasos o incumplimientos que deseamos que no se produzcan en ningún caso.

Así que hoy, se pongan lo que se pongan y dediquen la jornada a lo que la dediquen, saboreen un domingo de buenas noticias y grandes retos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios