EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Tomates y calabazas

Lourdes Chaparro

lchaparro@eldiadecordoba.com

Precios justos para todos

Lo que es cierto es que urgen medidas y de nada sirve anunciar el estudio de mejoras o cambios

No es de recibo que un kilo de naranjas cueste 1,60 euros en el supermercado cuando el agricultor recibe en origen una media de 25 céntimos por la misma cantidad. No es de recibo tampoco que, por ejemplo, el kilo de patatas salga a 1,25 euros en cualquier tienda, mientras que el productor tenga que venderlas a 0,17 céntimos en el campo o que un kilo de ajos llegue a los 5,36 euros frente a los 0,82 céntimos que recibe el productor por la misma cantidad tras su recolección. Podría seguir enumerando y poniendo todos los ejemplos que aparecen publicados en el Índice de Precios en Origen y de Destino de COAG -los citados corresponden a la media del mes de enero y es para echarse las manos a la cabeza, las cosas como son- para demostrar que los agricultores llevan toda la razón del mundo en salir a la calle, cortar carreteras y mostrar su malestar por no recibir un precio justo por sus producciones.

El sector primario no es que esté ahora en crisis ni que se haya levantado de un letargo eterno, ni de una ensoñación, ni tampoco se acaba de dar cuenta de que algo falla en la cadena de distribución y, por eso, hay que reclamar unos precios justos, pero no sólo para ellos, sino para todos. El sector saca estos días a la calle sus armas: sus voces, su trabajo y sus tractores. No tienen más, o eso dicen. Y sí, han cortado una autovía sin permiso en Montoro y para hoy viernes, con su autorización correspondiente, van a interrumpir el tráfico de la Autovía de Málaga a la altura de Lucena con más de 3.000 tractores. La imagen, a buen seguro, va a dar la vuelta a España con el mismo motivo, defender al sector que nos da de comer, a todos, pero en el que unos ganan por encima de lo que se puede considerar normal.

Unas reivindicaciones que, por el cierto, el ministro de Agricultura, Luis Planas, asegura que sirven para que la ciudadanía "sea consciente de la situación". Y, claro, la pregunta es sencilla: ¿Nadie se ha dado cuenta hasta ahora de que el campo se muere? Pero hay otra, ¿de qué sirve culpar a las superficies de comerciales de lo injusto de los precios para el agricultor y que se lo hagan ver?, ¿de qué? Lo que es cierto es que urgen medidas y de nada sirve que se diga que se van a estudiar mejoras o cambios, que el sector agrícola tiene todo el apoyo gubernamental y que si esto y que si lo otro. Que no, que lo que hace falta es que haya precios justos y me reitero, para todos.

Ah, que después del sábado viene el domingo, cómo no olvidarse.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios